Corte de digestión

Dice hoy el telediario que ha muerto un niño ahogado en una piscina por un “corte de digestión” que hay que esperar a hacer la digestión para luego bañarse. Tópicos y dichos no exactos. Analicemos.

El termino correcto del niño o adulto que sufre un shock al entrar en el agua y se ahoga es Hidrocución. Así que hablaremos de hidrocución y no corte de digestión, porque la digestión se puede cortar, si, se para por un susto, por encontrarse una cucaracha en la lechuga, u otras escabrosas situaciones, pero nadie se muere por eso. Pueden ocurrir dos cosas que siga la digestión donde se dejó o que se vomite y se acabó el problema.

La hidrocución es básicamente un choque de temperaturas, si nos hemos puesto hasta las trancas de comer, estamos tomando el sol en la playa o la piscina y de repente con la piel más que caliente nos tiramos al agua fría, nos puede dar un pasmo, perder el conocimiento y glu, glu, glu. Lo mismo ocurre si hemos estado haciendo deporte o jugando a las palas con los chicos, todo sudorosos por el calor de agosto nos metemos corriendo en el mar, bien al fondo para descansar de los niños y surge el problema de nuevo. Así que la comida puede ayudar pero no es lo único.

¿Como evitarlo? Pues como siempre, haciendo las cosas con cabeza y sentido común. Estamos recien comidos o acalorados, o el niño lleva dos horas al sol, pues lo primero bajarle la temperatura corporal, refrescar brazos, piernas, cuello y poco a poco todo el cuerpo, y luego meternos en el agua poco a poco y permanecer un rato donde no cubre que también se puede jugar allí.

A la más mínima sensación de encontrarse raro, mareado, con nauseas o visión borrosa salir lo más rápido posible y pedir ayuda.

El guardar y hacer guardar dos horas de digestión puede ser contraproducente si las aprovechamos para tomar el sol, jugar una partidita de tenis con los niños, o achicharrarnos haciendo castillos de arena y luego a la voz de “tonto el último” nos adentramos en el mar.

No hay porque sufrir el castigo de la espera pero al entrar al agua con prudencia.

5 comentarios en “Corte de digestión

  1. Muchas gracias por la aclaración. Me ha venido bien leer esto… ya había olvidado como madre, eso de refrescarse las muñecas y la nuca que hacía la mía. A mí también me tocó esperar las dos horas antes del nuevo baño, aún así.
    De todos modos el sentido común funciona bastante y siempre he tenido la precaución de entrar (meter a los enanos) poco a poco en el agua.
    Saludos y encantada, soy NinaNutz y te sigo 🙂

  2. Julia Marqués dijo:

    Muy clarito y razonado y de lectura amena, como viene siendo..
    Ya lo tengo retweeteado y facebookeado.
    Voy a hacer una petición de artículo, a no ser q ya exista y yo no lo haya visto: una vez en tu consulta me acusaste de estar anticuada por tener a mi niña, de entonces unos 4 o 5 años, a dieta blanda. Y me hiciste una exposición muy clara y concisa del porquè. Cada vez q intento contarle esto a algún papi se me quedan con cara de póker. Así que te pido articulito sobre el tema, a ver si es posible. Saludazos.

  3. Marta dijo:

    Je, je, je… Yo al principio pensé que estaba un poco loco este pediatra de pueblo cuando me lo explicó la primera vez… Y no veas lo que tengo que pelear con suegra y madre para que lo sigan. Jesús, felicidades, porque algunos adeptos ya seguimos nuestro sentido común, una vez nos lo descubres tú. Allí escondidíto y acomodado lo teníamos, sin currar el tío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s