Romper la cabeza a un niño

Estaba hoy repasando lo mejor de la blogosfera sanitaria pediátrica y tratando de elegir entre lo muy bueno publicado en estos días, cuando he encontrado este artículo del pediatra Xavier Allué en el fabuloso blog Pediatría Social, lo titula Romperle la cabeza a un niño por desesperación , así que le he plagiado la cabecera, en él nos comenta un artículo de la Revista Pediatrics sobre el aumento de malos tratos en épocas de recesión económica. En este momento deberíais abrir el enlace del artículo de X.Allué y leerlo, al terminar regresáis aquí……….os espero………

Como habéis podido comprobar y ya sabíais los malos tratos son siempre deleznables en cualquier situación, pero yo quería ver un tipo de maltrato, a veces fatal, por ignorancia y pondré un ejemplo:

Padre amoroso y amante de su familia, también puede ser madre pero el ejemplo lo pongo yo, el padre junto a su amada familia está dando de cenar al niño, “abre la boquita””un avioncito por aquí””un besito por allí”, pero la mala suerte quiere que el niño se atragante con un trocito del potito que no estaba bien triturado, se le va por otro camino. El niño empieza a dar arcadas sin éxito, palmadita en la espalda, esto no funciona, el niño empieza a hacer ruidos raros, el padre se pone nervioso, aparece la madre y el entorno empieza a hacerse especialmente tenso. Entonces el amante papá toma una gran decisión, sacar al niño de la trona y con la sensación de impotencia del no saber que hacer, mete el dedazo en la boquita del niño consiguiendo que el cuerpo extraño se meta más adentro, peor, esto va de mal en peor, los nervios están a flor de piel, la adrenalina lo invade todo, hasta el intelecto anulándolo y entonces vuelve a tomar otra decisión errónea, sacude al niño cogiéndolo por los brazos para que expulse la comida, hasta que el bebé pierde el conocimiento. ¡Que desastre!

¿Que ha ocurrido? En la primera decisión el error es introducir los dedos sin mirar, si el niño llora con la boca abierta y se ve el trozo, a por él, pero si no se ve porque está atras, jamás meter un dedo a ciegas. Y en la segunda decisión errónea el agitar a un bebe o a un menor puede provocar con gran facilidad que el cerebro pelotee dentro del cráneo golpeándose atrás y adelante provocando una gravísima contusión cerebral múltiple. En el más mayorcito esto no se produce tan fácil, pero el punto débil es el cuello que se partirá con el latigazo y romperá la médula espinal, matando por parada respiratoria o dejando cuadraplégico al menor.

Sé que el momento es crítico, que lo último que se aplica en esos momentos es el sentido común, pero si lo hemos oído, lo tenemos claro, alguien nos lo ha contado alguna vez, no cometeremos estos errores. Y ojalá nunca nos tengamos que ver en una situación de estas.

¿Que hacer? para no alargar mucho os remito al blog de la pediatra Amalia Arce Diario de una mamá pediatra , ella sabe mucho más de urgencias que yo, allí en dos amenos artículos explica que hacer ante un cuerpo extraño.

¡¡¡Que curioso lo que se puede aprender revisando la blogosfera sanitaria pediátrica!!!

2 comentarios en “Romper la cabeza a un niño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s