Carta de un pediatra a los maestros

Se acercan las navidades, las calles ya tienen la iluminación preparada y los centros comerciales ya tienen ofertas para buscar los juguetes con tiempo, también hay ya turrón en las tiendas, el sobrante del año pasado milagrosamente ha caducado hace unos días. Otra vez habrá que enfrentarse o disfrutar según gustos de la lotería, los regalos, las visitas familiares, tópicos y costumbres ancestrales y otras  más recientes. Otra vez tendremos que enfrentarnos o disfrutar también de las notas de los chicos.

Termina el año y termina el primer trimestre en el cole, hay que evaluar, exámenes y estrés para pequeños y mayores. Se oyen frases a estas alturas como que el niño a este paso repite curso, tendrá algún trastorno psicológico o de adaptación, sera hiperactivo o directamente este niño no vale, no da más de sí.

Los padres acuden a consulta con el corazón en un puño, ¿como pensar que un niño de 8 años o menos, ya está desahuciado para el sistema escolar?. La duda es inmediata y genera una gran preocupación en el seno de la familia, lógico. Todavía quedan seis meses por delante para retomar lo hecho hasta ahora y quizás invertir la trágica curva del fracaso escolar.

Querría hacer una petición a maestros y docentes, a ser posible, si tuvieran a bien y en aras del espíritu navideño que nos embargará a todos más pronto que tarde, insisto si tuvieran a bien, podrían aprobar a todos los niños este trimestre, ellos por su parte se comprometen a esforzarse y cumplir con creces este favor a final de curso. Un mal momento lo tiene cualquiera y el diferencial de la prima de riesgo hace que las notas aparenten menos de lo que en realidad son. Verán señores maestros que en junio la situación será otra y todo parecerá diferente, lo han dicho en la tele.

8 comentarios en “Carta de un pediatra a los maestros

  1. Escuela Gran Vía dijo:

    ¿Esta carta va con acuse de recibo? Bueno, por si acaso, comento. No soy la más indicada porque mis pequeños aún no están sometidos al cilicio de evaluación entendida como exámenes que es como se suele evaluar en nuestra querida y terrible enseñanza. Nuestros chicos son chiquitines y se evalúan por logros de desarrollo y maduración. Entendida de esta manera, es decir como valoración para controlar si es necesaria alguna modificación en el proceso de enseñanza/aprendizaje, con el objetivo de modificar y mejorar, tu deseo no tendría sentido porque sería privar al alumno de la oportunidad de conocer su evolución y tomar las medidas oportunas para evolucionar. Claro que esto dista mucho de la realidad, la teórica evaluación continua queda muy relegada por pruebas que miden conocimientos a granel. Y esto no es más que la punta del iceberg de todos los males que aquejan al actual sistema educativo, en el que como siempre suele suceder, la víctima es el más débil, el niño. Así es que me sumo a tu deseo, porque total lo que estamos midiendo no sirve más que para generar, en mucho casos, sufrimiento y frustración. Y si se puede, me permito desear, una enseñanza en la que se aprenda haciendo, que enseñe a pensar, que permita ser…
    ¡Dicen que hay que perseguir los sueños!

  2. Marta dijo:

    Me has hecho reír. Gracias.
    Planteas un tema muy interesante. La escuela, tal y como hoy está concebida, para ciertos modos de ser no es muy favorecedora que digamos. Seguro que Einstein fue un “inadaptado” en su colegio.
    Todo aquel que se sale de la norma todavía no somos capaces de gestionarlo de forma satisfactoria.

  3. Toñi dijo:

    En el instituto y en la Facultad soñaba con algún aprobado general, que siempre alguien decía que una vez algún profesor dio… leyendas urbanas…

  4. No conozco por experiencia propia el sistema educativo español, puesto que estudié en otro país. Mi hija apenas empieza el 1o. de infantil, así que queda mucho por recorrer.
    Valorando en retrospectiva mis años en escuela e instituto, concluyo que se agradecería contar con sistemas de evaluación más flexibles, que no solo calificaran el “aprendizaje” de contenidos en momentos puntuales. Aprobar sabiendo de memoria cosas que no recordarás al cabo de unos días, no es aprender (creo que eso nos ha pasado a todos).

  5. Bueno si lo dice la tele tendremos que creerlo….Yo cada dia me replanteo mas el enseñar a mis hijos en casa, por lo menos hasta los 6 años ya lo tengo decidido, luego ya veremos. O igual los matriculo para que vallan de vez en cuando, como cuando vamos a la ludoteca, jajaja.

  6. Jerónimo Savonarola dijo:

    A trestrillistigres: Creo que sería mejor para tus hijos que dejaras de planteártelo, porque de lo contrario no empezarían con buen pie, al menos en la asignatura de Lengua. Un “vallan” y ni un triste acento en tu aportación no son precisamente prometedores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s