Ya soy diferente

Se puede leer desde ayer en muchos blogs la frase “Miramé, diferenciate” perteneciente a una iniciativa multibloguera del mismo nombre, podreís ver en twitter multitud de avatares que han cambiado y ahora llevan un ojo supletorio o la palabra mírame. Se hace referencia a una reflexión colectiva sobre la importancia de mirar a los ojos, en el más amplio sentido de la frase, para comprender al paciente y para que nos comprendan en nuestro trabajo. A partir de esta frase cada cual elabora su propósito como si del primero de año se tratara. Voy a ser bueno, voy a llevar agenda, me leeré aquel libro infumable, intentaré hablar con el vecino del quinto sin insultarle… y otros propósitos muy bien avenidos que todos nos formulamos constantemente.

Mis propósitos para el año que viene pasan precisamente por ser diferente y como me invade ya el “espiritu navideño” voy a diferenciarme.

Yo no apoyo la iniciativa “Miráme: Diferénciate”

11 comentarios en “Ya soy diferente

  1. Yo también apoyo la iniciativa de “no apoyar la iniciativa diferencia_T” y suscribo la opinión de Julio González en el comentario anterior.

    Ser amable, educado y “mirar a los ojos” en los que trabajamos con personas va con la profesión, no es un propósito ni una opción “buenista” navideña.

  2. Viva la libertad de expresión…
    Sí, Guillermo, va con la profesión… House es el claro ejemplo; y aunque pensemos que pueda ser un arquetipo, algo -no seré yo ahora quien diga si mucho o poco- queda, o corre el riesgo de reverdecer en medio de la coyuntura que nos toca, más propicia al “sálvese quien pueda”; basta con escuchar a la gente en la calle, de todo hay…
    No, quizás no sea descubrir el Mediterráneo a estas alturas.
    Echo de menos, Jesús, en tu entrada, las razones para la discrepancia (que seguro que las tienes, al igual que el resto, y muy legítimas pero que compartidas seguro que también ayudan a abrir mis ojos a cosas que me hayan podido pasar desapercibidas…).
    Un abrazo, 😉

  3. Conocí en persona a Jesús en el #2cbs, andaba con mi cámara grabando consejos de salud a los blogueros para hacer un vídeo. De repente lo ví apoyado en la barra del bar (parece una canción de Loquillo) junto a Javier.
    Me acerqué y le arranqué (a traición) un consejo de salud a cada uno.
    El de Jesús fue ¿Lo adivináis?
    Jesús dijo muy serio mirando a cámara: “No lleves a tus hijos al pediatra”

    ¿Lo reconocéis en ese consejo?

    Luego le he visto trabajando con Marisa en su escuela enREDadada, una iniciativa colaborativa preciosa y pionera y participando en foros de opinión sobre pediatras.

    Marisa me habla de él con una sonrisa en los labios que entiendo perfectamente.

    Jesús es un ser especial. Él ya está diferenciado. Lo sabe y lo dice.

    Cuando abrieron el Twitter, seguramente él lo miró con su expresión seria y dijo: “Yo esto lo dejo cuando quiera”

    Pero Jesús, yo te digo desde mi mirada que he visto algo en la tuya que me hace pensar que al no apoyar esta iniciativa, en realidad la estás apoyando. Porque al nombrarla ya la haces visible.

    “No lleves a tus hijos al pediatra…” y yo te dije: “coño! que tú eres pediatra!” , entonces añadiste sabiendo que YO necesitaba oirlo: “Si no es totalmente necesario”

    Pues yo te digo, Jesús, que para mí esta iniciativa sí es necesaria, es totalmente necesaria.

    Porque una mirada es todo y yo necesito la tuya.

    Un abrazo, de corazón

    • Muy cariñoso tu comentario muchas gracias. Me gusta cuando miro mi twitter encontrar diferencias con el tuenti de mi hijo y cada vez se parecen más. No me gusta el buenrrollismo, ya lo he comentado en varias ocasiones, para mi esto de las redes sociales es una cosa excesivamente seria. Tendré que hacermelo mirar. Muchas gracias.

  4. Lo que quería decir es que quién no sea amable y educado en algo tan sensible como nuestro trabajo pues es que se ha equivocado y que se dedique a otra cosa.

    Reivindicarlo es una “perogrullada”

    Creo que, en el fondo, pensamos lo mismo.

    Un saludo a todos

  5. A veces las circunstancias laborales (presión asistencial, burocracia, ordenadores que se interponen…) no ayudan y hacen que nos olvidemos de Pero y de Grullo, :p
    Tal vez se haya equivovado, pero a) es posible que decida no irse a otra cosa, sino permanecer (se cobra más que repartiendo pizzas, por un decir, y sin pretender ofender a los repartidores de pizzas), b) tampoco es algo exclusivo de l@s profesionales sanitari@s; o acaso ¿no nos gusta ser bien atendid@s en el restaurante, en la tienda, en la gasolinera…? ¿O acaso eso no influye en que volvamos o no?
    ¿Por qué se organizan cursos sobre comunicación, entrevista clínica, empatía, tutorización de residentes, uso racional y prudente de los medicamentos…? ¿Aquí no actúa Perogrullo? ¿Acaso no vienen de serie esas capacidades/competencias con el título -de la especialidad que sea-? ¿Acaso no son susceptibles de mejorarse de forma continua?

    • Gracias Ruben por tus comentarios, mi disidencia es por obvio. Estas campañas al final van dirigidas a nosotros mismos, somos un grupo retroalimentado y endogámico y lo que trasciende es lo bueno que somos. El energumeno, el estresado, el que no mira a los ojos tampoco mirará o leerá nuestras cuitas. Somos ombliguistas y cuando empecé a leer los post de los adheridos me dije que boooooonito, pero ya. ¿Qué hago, otro post para intentar mejorar lo dicho hasta ahora?¿Copio y pego el manifiesto? O realmente intentamos ser diferente. ¿A quien vamos dirigidos? ¿cual es nuestro objetivo? ¿Llegamos o nos mordemos la cola repetidamente? Son las preguntas que me atormentan últimamente, mi post de adios a la blogosfera de hace un mes y otros en el tintero sobre el mismo tema, indican una etapa en mi vida. Muchas gracias otra vez

  6. Sin permiso me cuelo por una rendija en vuestros comentarios 🙂 Visto desde fuera, con los ojos y la mirada de alguien como yo, que no pertenezco al mundo sanitario, esta cadena de opiniones es de oro.
    Que la iniciativa “Mírame, diferénciate” provoque reflexiones, debates, discusiones… que remueva, aunque no sean conciencias, si al menos alguna pequeña desazón… pienso que ya es bastante.
    Los cambios radicales en las actitudes no se logran en un día, ni con 20 posts, pero hay que intentarlo.
    Yo conozco en primera persona la mirada de dos de las personas que han comentado aquí, Jesús y Rosa y me gusta lo que transmiten sus ojos. Bien es verdad que Rosa arropa con sus palabras y Jesús se empeña en que obviemos lo que dice y “como lo dice”.
    ¡Se agradece que miréis a los ojos de esa manera! 😉 Abrazos y abrazos!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s