Tristeza

EL MÉDICO DE MI HIJ@

No siempre he sido lo que ahora vengo siendo, antes era una sombra de mi mismo, tan solo un reflejo en el suelo que se movía de un lado a otro sin despegarse de su presente. He aprendido en este tiempo que lo que diga y lo que haga se verá reflejado como por arte de magia en ese suelo áspero y terroso sobre el que pisamos.

Nunca una flor pudo significar tanto cuando se recibe de una mano inocente, nunca un apoyo significa nada si el que lo da no presenta tras de si todo su ser. Nunca una crítica pudo hacer más que si el que la dice esta al otro lado de mi espejo. Para bien, seguro, para futuro no sé.

Jamás en una entrega una rosa significó otra cosa que belleza y espinas, jamás el que la sostiene supone que se pinchará con su ofrenda, jamás el que…

Ver la entrada original 87 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s