Horarios de visita en las UCIs. No, por favor


Ayer paseando por twitter, mi following (y sin conocerla, amiga) @mamasncomplejos publica esta foto que podemos ver en cualquiera de nuestros hospitales infantiles, en este caso público, pero da igual se ve en casi todos. Da igual que hayan firmado protocolos de amigo de la infancia o no, cuando llegamos a las ucis o salas “especiales” se acabó el protocolo. Un bebé en situación extrema debe ver a sus padres una hora al día repartida en dos periodos de 30 minutos. Claro está ni abuelos, ni hermanos, ni tíos cariñosos, ni nada, los padres acuchillan si hace falta por permanecer esas gotas de tiempo junto a su bebé “crítico”.

¿Quien firma este cartel?¿En base a qué criterio investido de ciencia se puede prohibir la estancia de unos padres todo el día con su bebé? ¿Qué dificultad hay en habilitar un extremo de la cama, un rinconcito con una silla para que la madre pueda coger la mano de su hijo todo el día?

Cierto es que el local no está adaptado, que es un trabajo de alta tensión, que requiere concentración, cierto que se pueden vivir situaciones desagradables para el no habituado. Pero hay que pensar que la madre se adaptará en 5 minutos con tal de estar con su hijo, que el miedo que tenemos los profesionales a que nos vean trabajar debe desaparecer, que el bebé evolucionará mejor si siente cerca a su madre ( y a su padre). Hay mecanismos para aislamiento, mascarillas o trajes de astronauta, hay biombos o tabiques móviles. Que los métodos canguro se han demostrado ideales como terapia en bebés tanto prematuros como enfermos.

Compañeros, tenemos que perder el miedo a los padres, todo apunta a que mejoraría no sólo la evolución de la enfermedad, sino sobre todo la visión que tienen de nosotros si nos abrimos y les enseñamos qué estamos haciendo.

No nos resignamos

Hoy 1 de Septiembre de 2012 esta bitácora está de luto ante el retroceso de nuestro Sistema Sanitario por la aplicación del Real Decreto Ley 16/2012 mediante la cual se excluye de la asistencia sanitaria no urgente a los más débiles, rompiendo la universalidad del mismo y sin plantear siquiera una alternativa clara, justa y equitativa.

Como profesionales sanitarios y personas decentes no nos resignamos e invitamos a todos los ciudadanos y gestores de bien a no cumplir esta medida injusta que además atenta contra los derechos humanos.

Recórteme un poquito por aquí

Hace muchos años que no voy a una barbería a pelarme por dos motivos principales, uno porque ya no quedan en mi barrio, cerraron y ahora hay centros de estilismo, el otro motivo fundamental es porque ya no lo necesito dada mi calvicie. Pero sí recuerdo de mis años mozos cómo el aprendiz ,porque siempre me tocaba un aprendiz mientras el jefe se reservaba para otro tipo de clientes, comenzaba su rapa habitual y según uno apreciaba la maniobra de esquilado le insinuaba con cortesía los defectos que iba encontrando en el quehacer. De ahí recuerdo la frase recórteme un poquito por aquí para sugerir las zonas abandonadas por el muchacho.

Hoy día, en esta España nuestra, inundada de recortes y repagos a la población, afecta del síndrome de Estocolmo y adocenada, el aprendiz mete la tijera aquí y allá mientras el jefe sigue en Bruselas con otros clientes y nosotros como mansos óvidos aceptamos la tarea de esquile para estar más fresquitos.

Yo no entiendo de fútbol en exceso así que no he podido discutir con mis amigos si en esta victoriosa Eurocopa la táctica fue la correcta o habría que haber recortado más en la media y haber puesto más delanteros o al revés, así que decidí no opinar y meterme a lo mío que poco entiendo pero a veces, solo a veces, sé lo que digo.

Eso nos pasa a todos, nadie como el trabajador para saber cómo funciona día a día su empresa, todos conocemos o creemos conocer cómo mejorar nuestro entorno, todos tenemos la sensación de que el jefe se equivoca cuando organiza un plan estratégico de reformas, que es como se llama ahora cuando hay que hacer algo pero no se sabe muy bien qué. Cualquiera de ustedes podría poner en un papel tres cosas que recortaría en su empresa, en su entorno, en su día a día, cosas realmente efectivas fuera de demagogias como colgar a los políticos u otras barbaridades que se dicen en los cafés. No es eso, me refiero a medidas reales que se puedan llevar a efecto sin grandes traumas y que ahorrarían muy buenos euros en nuestro microentorno, que sumado al de usted y al de usted se transforma en macroeconomía.

Yo como pediatra de la sanidad pública permítanme poner aquí mis tres propuestas.

.- Mejorar la calidad de la prescripción con actualizaciones y racionalización en la medicación que se receta. No es de recibo poner el medicamento más caro, o seguir erre que erre con medicamentos de baja o nula eficacia. Uso y abuso de antibióticos para procesos que no los necesitan y un largo etcétera de malos usos en el gasto farmacéutico. Cierto es que en pediatría es menor, pero se multiplica por mucho en los adultos y sobre todo en los ancianos polimedicados.

.- Conciliación laboral y familiar para la mejora de la productividad, el contento y solaz de los trabajadores y sus retoños. Cierre de los centros de salud a las cinco o seis de la tarde dejando un turno de guardia a partir de entonces, al igual que se debería hacer en todas las empresas.

.- Mejorar la percepción que los trabajadores tenemos de nuestros gestores, mejorando las vías de comunicación y de respeto a los profesionales. Vamos, que mi jefe me haga la pelota por lo bien que lo estoy haciendo, no sólo tener noticias de él cuando me equivoco.

Y ante todo como dice Vicente Baos @vbaosv:

Los sanitarios debemos mantener la llama de la dignidad y del respeto a nuestros pacientes. Es hora de no caer en el desánimo ni en la negligencia por enfado, por hacer pagar a otras víctimas, como son los enfermos, nuestras frustraciones laborales. Las víctimas se deben unir, como esos policías que pegan con saña a unos trabajadores. En todas las guerras, los hijos del pueblo se han enfrentado y matado mientras los dirigentes miraban desde arriba la carnicería.

En un lugar de África, en cualquier lugar del mundo

Y yo que digo si me he quedado sin palabras.

Escrito por Javier Gonzalez de Dios:

Hoy, 25 de mayo se celebra el Día de África en conmemoración de la fundación en 1963 de la Organización de la Unidad Africana (OUA), a la que sucede, la Unión Africana (UA). La UA es el equivalente a nuestra Unión Europea, cuyos fines fueron promover la unidad y solidaridad de los estados africanos.

Aprovechamos esta celebración para transmitir los mejores deseos de un mundo mejor, más justo, mas solidario. Como pediatras solicitamos un mundo donde las diferencias entre las oportunidades de salud y educación de los niños del Primer y Tercer Mundo sean cada vez menores.

Sobre los problemas de las infancias desfavorecidas hemos dedicado en Cine y Pediatría distintas entradas (116363799), en el que siempre se desliza un trasfondo de denuncia.

 También hemos volcado experiencias personales con el tema de la Pediatría solidaria, con sus luces y sus sombras. De estas experiencias no he sido protagonista, pero si espectador privilegiado, pues son vivencias directas de mi hija María.

 Vivencias como la que hoy presentamos y que corresponde a la experiencia de su grupo de cooperación en Kenia. Experiencias volcadas en el vídeo que os presentamos y que consta de tres partes, separadas por tres músicas que transmiten diferentes sentimientos:

 -La parte inicial es una presentación de los compañeros cooperantes en el maravilloso entorno de Kenia. Se acompaña de la canción. “Living Darfur” del dúo inglés Mattafix.

-La parte central es una denuncia a la situación sociosanitaria y política de África, a la hambruna galopante y a las injustas desigualdades, con una mirada particular a la infancia. Se acompaña de la canción “Kothbiro” de Ayub Ogada, perteneciente a la B.S.O. de El jardinero fiel (Fernando Meirelles, 2005).

-La parte final es la más emotiva, es una llamada de atención, un S.O.S. de solidaridad con África, un país rico en pobres. El corazón se acelera con la canción “Requiem for a dream” de Clint Mansell, tema central y leitmotiv de la película Requiem por un sueño (Darren Aronofsky, 2000).

 Algunos mensajes del vídeo nos permiten abogar a la reflexión: “¿Te atreves a andar descalzo y a mirar su realidad a los ojos?”, “¿todavía tienes motivos para quejarte?”, “no es sólo lo que hacemos, sino el amor que ponemos en ello”… Vale la pena fijarse en las miradas y las sonrisas de los niños africanos (difícil de encontrar en nuestro entorno). Si al finalizar el vídeo notas que el corazón palpita más deprisa es que, de alguna forma, te has contagiado por “el mal de África”.

Por África, hay otros Manolos (Mtoto)

Mañana se celebra el día de África, dura y triste como siempre. He querido adelantarme un día para recordar uno de mis artículos más queridos, sacado del diario de Manolo. El os lo puede contar mejor que yo lo que siento.

Para los que alguna vez habéis leído una de mis historias, no os será extraño que cuente que amanezco cada mañana con una edad diferente, como si viajara en el tiempo adelante y atrás. Me suceden anécdotas o soy testigo de descubrimientos cotidianos y habituales para la edad que me toca vivir y que me esmero en contaros en estos breves relatos.
Lo de esta mañana ha sido realmente raro, una vuelta de tuerca, hasta para los que me seguís, ha sucedido algo que es nuevo para mí. He viajado también en el espacio y he despertado en un lugar diferente. Tengo dos años y el susto al levantarme ha sido mayúsculo, soy más negro que un cuervo, y flaco como un árbol seco, mi primera reacción hubiera sido de sobresalto y de salir corriendo, pero no puedo apenas ni levantarme, estoy muy cansado. He averiguado que soy de Xabaalo Barbar una aldea al sur de Somalia, de donde salimos caminando hace ya 3 semanas a través del desierto, a veces, las mejores, caminos de tierra seca, ni una brizna de verde en todo el recorrido, polvo y tortura para los pies cansados.
Papá se fue a la guerra antes de que yo naciera, tenía 5 hermanos mayores, Omar que tenía 7 años se fue como papá, aunque mamá dice que se lo llevaron unos ladrones. Dos hermanos más murieron hace un año durante un asalto a la aldea y luego nueve meses después nació mi hermana, ella va siempre atada a mamá.
Mamá ¡que guapa es!, oscura y delgada, con cara triste pero fuerte como una leona, lleva un traje de muchos colores que sacude de vez en cuando para quitarle el polvo del camino, se atusa el pelo para disimular las penurias, yo diría que es coquetería para mostrarse siempre  altiva y orgullosa, jamas derrotada. Vamos a llegar al campamento de refugiados de Dadaad en Kenia en unos pocos días y tiene que estar presentable, que no piensen que es una cualquiera, es Radhiya de la tribu de los Afar, grandes desde siempre.
Hoy no puedo caminar, no tengo fuerzas, antes tenía mucha hambre pero hace ya tres días que sin comer he perdido el apetito, mamá me ofrece un poco de agua que nos queda, apenas unas gotas que hace que se acerquen un montón de moscas a mis labios para quitarme lo poco húmedo que tengo. Quiero volver a dormir, pero tenemos que llegar, apenas son tres días y habrá agua y un poco de comida.

Mamá me coge en brazos a mí también, peso poco y ella es tenaz, siento su brazo fuerte que me sujeta, levanto mi cara con esfuerzo y le miro a la cara para darle las gracias y la veo resplandeciente con una luz a su alrededor que la ilumina y la embellece hasta parecer una de esas fotos de vírgenes que traían los padres blancos cuando iban a la aldea. Un temblor recorre mi cuerpo y con una relajación de felicidad absoluta, reposo la cabeza sobre su hombro. Entonces, la oscuridad.

Yo no haré jornadas de 13 horas

Leo esta mañana una nota que publican los doctores Casado, para los que no los conozcais son un referente entre los médicos de Atención primaria de adultos por su ética y su buen hacer, aparte de su buen escribir. Hablan sobre las nefastas intenciones de la consejería de sanidad madrileña al intentar imponer jornadas de 13h de 8:00 a 21:00 en 16 jornadas al año, de manera que se puedan ahorrar los suplentes para vacaciones, bajas etc..

Cita Fernando Casado en su artículo de la Sala 3 una nota que recibimos ayer

NO HA HABIDO ACUERDO: la Consejería de Sanidad se reunió ayer con los sindicatos para negociar cómo se va a aplicar una de las medidas más contestadas: la ampliación de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales. Y si algo quedó claro en esa reunión es que el objetivo del recorte es “puramente de ahorro”, según varios de los presentes. Sanidad se mostró contraria a ampliar las jornadas media hora cada día, lo que supondría más tiempo de consulta o de quirófano.

En su lugar, propone doblar jornada. En los centros de salud, por ejemplo, médicos, enfermeras, auxiliares, etcétera, que trabajan en turno de mañana deberán hacer también algunas tardes, y al revés. “Eso supone la no renovación de contratos eventuales. Los trabajadores de un turno suplirán a los del otro en vacaciones, si están de baja o librando.

Y Salvador Casado escribe un contundente artículo en su “consulta del doctor Casado“, bien elegida la foto de un corredor de la muerte carcelario.

Plantear hacer un turno doble no es viable sin maltratar al médico y sin someter al paciente a potenciales peligros.

Yo me conozco, llevo mucho tiempo viviendo conmigo mismo y se que a partir de las 4 o 5 horas de consulta no soy nadie. No puedo mantener la misma atención al principio que al final, quizás el café a media tarde, alguna consulta relajada a media tarde o las revisiones del niño sano, que te exigen menos cerebralmente hablando, porque al fin y al cabo son niños sanos, me permiten acabar mi jornada decentemente.

Pero si tengo que trabajar 13h no habrá cafés, ni paseo, ni charla distendida que me soporte, mi cerebro empezará a oler mal y yo también, mi atención siempre distraída empezará a cometer fallos y la calidad de atención irá disminuyendo. Mi caracter se agriará y lloverán reclamaciones y puede que hasta denuncias, terminaré en los tribunales y apareceré en la foto que solitaria publica Salvador (por cierto que hace una señora ahí)

Cada uno conoce sus limitaciones y no me parece bien que mi empresa me maltrate y que además este empeñada en destruir la calidad de atención más aún. No creo ser un vago, no soy personal fijo, soy interino y no me sujeto a ningún sillón. No quiero ser catastrofista, solo contundente.

Yo, no haré jornadas de 13h.

Espero que no suene a fanfarronada, esto tiene una solución muy sencilla solo hay que decir NO, no hay que dar más vueltas al asunto, solo decir NO, si todos decimos NO a lo mejor es que NO.

Malos tiempos para los médicos

A veces los gestores y administradores de los dineros de los demás se ven en un dilema, ¿como distribuir lo que hay disponible?. La economía es la ciencia de repartir con lo que contamos, de forma que parezca más y llegue a todos, eso es lo que hacen las familias para llegar a fin de mes, eso es lo que consigue la niña de la foto, distribuye los aros adecuadamente, pero el político de la foto no acierta, porque primero piensa en preservar y protejer a los poderosos que guarda en su mano derecha, despues ataca a los que trabajan para él quitandole sueldos y poniendoles a trabajar más tiempo por el mismo dinero, añorando los tiempos de las plantaciones y el esclavismo.

Vivimos unos días aciagos donde la excusa de la crisis nos está llevando a la dictadura del dinero, los gobiernos se cambian de un día para otro y ya en europa gobiernan estados personajes que no participaron en unas elecciones. Nos lleva a perder beneficios sociales conseguidos con mucho esfuerzo durante las últimas décadas. Volvemos a retrasar la aguja del tiempo social a finales del siglo dieciocho, los sindicatos son gestores de pensiones y poco más, aficionados al dinero de las subvenciones han perdido el poder por perder la credibilidad. Amargo futuro se nos avecina. La sanidad está en el ojo del huracan, la sanidad puede ser cara pero es una de las bases de estado del bienestar, si desaparece la cobertura de la salud volveremos a los tiempos de la beneficiencia y los ambulatorios, donde solo el que tenga dinero podrá ponerse malo.

Olvidemoslo no tenemos ni de largo la mejor sanidad como se empeñan en pregonar las autoridades, tendremos los mejores profesionales, eso si, tendremos los más preparados, tenemos los que mejor emigran a otros paises porque aquí no hay más que contratos por días, contratos basura para profesionales con diez años de formación.

Lúcido el analisis que hace Cristobal Buñuel en su resumen semanal sobre los próblemas que nos acucian, trabajo basura que incita a la emigración, indefensión por parte de la empresa, el estado que debería protejer a sus trabajadores nos agrede por por obra como en el caso de “el comprimido” atacando a profesionales que escriben y critican a las todopoderosas farmaceuticas y nos ataca por omisión al no defender a profesionales que se ven agredidos por la estupidez y el abuso del que se cree con todos los derechos, como nos contaba esta semana Amalia Arce en su blog. La profesión de médico se está volviendo problemática, pero no os preocupe seguiremos igual, empeoraremos y cada vez trabajaremos en peores condiciones, pero nosotros somos capaces de compensar tanto ataque e incapacidad de nuestros gestores y políticos, los médicos no protestamos, no nos ponemos en huelga, cada uno al llegar a su casa le pondrá la cabeza tonta a su familia, o en el bar con los amigos después de hablar de fútbol o politica sacará el tema, pero no os preocupeis de ahí no saldrá. Es lunes y todos estamos en nuestros puestos, puede que en unas semanas despidan interinos, o mejor dicho no renueven contratos, puede que nos aumenten la jornada laboral, puede que no me pagen los trienios, puede que si me pongo malo me pagen solo el 60% del sueldo, puede……Pero lo que es seguro es que el ciudadano podrá seguir pidiendo cita normalmente o presentandose sin cita o acudiendo a las urgencias sobresaturadas y exigiendo sus derechos, nosotros seremos garantes de ellos.