Decálogos pediátricos

10-mandamientos

No sé muy bien de donde viene la costumbre o manía de hacer decálogos, de resumir cosas importantes en 10 puntos. Diréis que viene de los diez mandamientos del cristianismo, pero seguro que dios utilizó el 10 en vez del 9 o del 13 por algún motivo que se nos escapa y que debe ser ancestral, quizás ligado a nuestra capacidad cognitiva prehistórica, y si además tenemos en cuenta que la Real Academia de la Lengua define decálogo como ‘conjunto de normas o consejos que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad’ amplía mucho el abanico de posibilidades.

El caso es que hay decálogos para todo, basta poner en google la palabra para que aparezcan miles de resultados, toda organización que se precie, todo concepto transcendental tiene su normativa. No iban a ser menos la fiebre, las toses o incluso una alimentación correcta. No son novedad y están publicados hace ya meses, los enlazo allá donde puedo y hoy me di cuenta de que no están en este mi blog, así que con esta introducción procedo a colgaros los tres decálogos que considero imprescindibles y sus enlaces para que los descarguéis en bonito.

Decálogo de la fiebre (pdf)

Decálogo de la tos (pdf)

Decálogo de la alimentación (pdf)

Publicados por Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. La revista Famiped y la web Familia y Salud

Acerca de la fiebre de vuestros hijos
1. La fiebre no es una enfermedad, es un mecanismo de defensa del organismo contra las infecciones, tanto las causadas por virus como por bacterias.
2. La fiebre por sí misma no causa daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.
3. Algunos niños predispuestos (4%) pueden tener convulsiones por fiebre pero el tratamiento de la fiebre no evita estas convulsiones. Nunca se deberían dar medicamentos para bajar la fiebre con
este propósito.
4. Hay que tratar los niños febriles sólo cuando la fiebre se acompaña de malestar general o dolor. El ibuprofeno y el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor y su dosificación debe realizarse en función del peso del niño y no de la edad. La combinación o alternancia de ibuprofeno y paracetamol no es aconsejable.
5. El uso de paños húmedos, friegas de alcohol, desnudar a los niños, duchas, baños… para el tratamiento de la fiebre está desaconsejado.
6. No abrigar ni desnudar demasiado al niño con fiebre.
7. El niño con fiebre debe estar bien hidratado. Hay que ofrecer frecuentemente líquidos y procurar que éstos tengan hidratos de carbono (zumos de frutas, batidos, papillas, etc.).
8. No es aconsejable el uso de paracetamol o ibuprofeno tras la vacunación para prevenir las reacciones febriles o locales.
9. Ni la cantidad de fiebre ni el descenso de ésta tras administrar ibuprofeno o paracetamol sirven para orientar sobre la gravedad de la infección.
10. Debe vigilar signos de empeoramiento clínico y consultar con carácter urgente si su hijo presenta:

  • Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.
  • Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo y difícil de calmar.
  • Rigidez de cuello.
  • Convulsión o pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar (marca las costillas y hunde el esternón, se oyen como silbidos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).
  • Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.).
  • Si no orina o la orina es escasa.
  • Siempre requiere consulta urgente la fiebre en un niño menor de 3 meses.

Decálogo de la tos:

  1. La tos es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Esta destinada a eliminar secreciones y cuerpos extraños para mantener la vía aérea limpia y abierta.
  2. La causa más frecuente de tos aguda son las infecciones de las vías respiratorias superiores (catarros). Los catarros son producidos por centenares de virus diferentes. Se resuelven sin medicación en una o dos semanas.
  3. La tos aguda no debe tratarse con calmantes de la tos, mucolíticos, expectorantes, antihistamínicos o descongestivos nasales, especialmente en menores de seis años. En niños no está demostrado que estos medicamentos sean eficaces para el tratamiento de la tos y los riesgos superan a los posibles beneficios. Si se usan, siempre deben estar bajo control médico.
  4. Si se quitara la tos habría más retención de mocos, menos oxigenación y más obstrucción de la vía aérea. También habría más riesgo de otitis y neumonía.
  5. Los antibióticos no son eficaces en el tratamiento de los catarros y están contraindicados.
  6. Es muy importante que el niño con catarro esté bien hidratado. Hay que darle líquidos con frecuencia.
  7. Se recomienda hacer lavados nasales y humidificar el ambiente.
  8. Hay que evitar la exposición al humo del tabaco. No se debe fumar en casa.
  9. Medidas sencillas como el lavado de manos disminuyen el riesgo de contagio.
  10. Conviene vigilar y consultar con el pediatra si aparece:
    • Dificultad para respirar (se marcan las costillas y se hunde el esternón, se oyen pitos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).
    • Fiebre que dura más de tres días.
    • Dolor de oídos o supuración.
    • Tos y mocos durante más de 10-15 días.

Decálogo de la alimentación

Antes de empezar, las manos te has de lavar y al acabar, también los dientes limpiar.

1. Una alimentación completa y equilibrada mantiene la salud y previene enfermedades. Se consigue con una dieta variada que incluya todos los grupos de alimentos. Si los niños empiezan desde el principio a comer de todo, se acostumbran para siempre.

2. La dieta mediterránea es muy sana. Consiste en comer muchos vegetales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres), cereales (pan, pasta, arroz) y más aves y pescado que carne roja. Cocinar con aceite de oliva y poca sal, mejor yodada.

3. Es bueno repartir lo que se come en 5 comidasDesayuno, comida y una cena ligera. Además a media mañana y merienda, es mejor una fruta fresca o un bocadillo que un zumo envasado o bollería industrial. No hace falta “picar” nada más.

4. Los niños aprenden a comer imitando a los mayores. Mejor comer despacio, masticando bien, sentados en la mesa, disfrutandoen familiaSin tele, porque el niño mal comedor se distrae y no come; y el que come mucho, lo hace sin darse cuenta de la cantidad que toma.

5. Siempre un buen desayuno antes de ir a clase: lácteocereales (pan) y fruta (una pieza entera o zumo natural o ¡tomate!). Mejora el rendimiento físico e intelectual y evita la obesidad.

6. Todos los días frutas, verduras y hortalizas. Se recomiendan 5 raciones al día. Dos o tres deben ser frutas enteras y a mordiscos. Es mejor postre que un lácteo. No más de un vaso de zumo natural, recién hecho, al día.

7. El agua es la única bebida necesaria y más sana que cualquier refresco, zumo o batido.

8. Evite la comida precocinada (con más grasas y sal) y los alimentos con grasas saturadas, trans o hidrogenadas y aceites de coco y palma (lea las etiquetas). Si toma dulces y aperitivos salados que sea con moderación. Cocine más veces a la plancha, en el horno, por cocción o al vapor y menos fritos, empanados y rebozados.

9. Deje que su hijo decida cuánto quiere comer. Tenga confianza: mejor ofrecer, no obligar. Los niños comen la cantidad que necesita su cuerpo, no la que nosotros queremos. La comida no es un castigo; ni tampoco debería ser un premio.

10. Conseguir una hora de ejercicio todos los días: correr en el patio, pasear, subir las escaleras, sacar al perro o ir andando o en bici al colegio. Además, 5 veces a la semana al menos, un poco más de deporte; más divertido en compañía.

PediaTic: Otra vez será

IMG-20130915-WA0019

El pasado martes día 10 por la noche, los aquí firmantes, nos reunimos en uno de nuestros hangouts habituales desde hace un año y medio. Posiblemente es la reunión más triste de todas las que hemos celebrado porque tomamos la decisión racional (y muy contraria a nuestras emociones….) de suspender la celebración de PediaTIC prevista para el próximo día 5 de octubre en Benalmádena (Málaga).
¿El motivo principal? Estar a algo más de 3 semanas y no tener un número de inscritos suficientes. De hecho los comprometidos hasta la fecha a asistir eran tan pocos, que ni las previsiones más optimistas nos orientaban a conseguir la mitad de asistentes que el año pasado.

La preocupación ha sido creciente en los últimos días. No cumplir con un mínimo de asistencia nos obligaba no solamente a asumir personalmente unos gastos importantes sino también un cierto desprestigio para las empresas que nos han ayudado en la organización y para los propios ponentes.

Creemos que el programa y los ponentes eran de categoría. Por lo menos tanto como el año pasado. Que hemos fundido con nuestro mensaje las redes hasta hacernos incluso un poquito pesados.

En la Vela cerrando PediaTicAnalizando las causas del fracaso pensamos en varias posibilidades. En primer lugar la ubicación geográfica, seguramente con dificultades de accesibilidad para algunas personas alejadas y sobre todo la falta de difusión en la zona, seguramente motivada porque ninguno de nosotros estamos cerca. Desde la blogosfera sanitaria y pediátrica tampoco ha habido un apoyo descomunal, con honrosas excepciones ¡por supuesto! Quizá el cansancio de eventos dospuntocéricos que se van pasando el testigo.

El contexto de crisis económica tampoco ayuda. Aunque yendo un poco más allá, probablemente la crisis lleve asociado cierto desinterés generalizado, independiente de lo estrictamente económico. Yo me quedo en casa.

El año pasado nos dijeron que éramos una mezcla de boyscouts, pseudohippies o una especie de perroflautas de la Pediatría por creer en un sueño. Creer que era posible montar un sarao independiente de los grandes lobbies, con un formato diferente, abierto a un público diverso y alejado de los estándares de los congresos médicos al uso. Lleida salió bien, muy bien en realidad. Quizá fue una carambola. Y nos creímos que los sueños se pueden cumplir.

Siempre hemos pensado que PediaTIC en el fondo era una reunión de amigos que se había hecho grande. A lo mejor es el momento de que vuelva a ser pequeño, íntimo, quien sabe si para más adelante volver a crecer de nuevo.

Desde aquí un agradecimiento eterno a los que siempre han creído y confiado en nosotros , y muy especialmente a los ponentes por su disposición y buen hacer en todo momento.

Jesús, Ramon y Amalia
Equipo PediaTIC

Pidiendo perdón al autor

Autor Roberta Beneduce

Hace algo más de un año publiqué una entrada sobre blogs y  pediatría con motivo de mi asistencia al segundo congreso de la blogosfera y futuros proyectos. Para el artículo y como hago siempre busqué en google imagenes, puse creo recordar que bebes hermosos, o bebes graciosos o niños hermosos, no sé, no recuerdo exactamente pero esos términos son los habituales para que salgan miles de fotos y ponerse a seleccionar una que vaya adecuada con el artículo que se quiere escribir.

Cuando llegue a estos ojos no tuve la menos duda, esa era la foto, la bajé y la guardé absolutamente fascinado, después la volví a utilizar en un breve taller en el curso de la Aepap en Madrid.

Hoy recibo este mensaje:

  • Buonasera, sono Roberta Beneduce e sono l’autrice della foto che compare quì su questo suo spazio. Caro dottore, non è corretto prendere senza permesso le immegini degli altri e postarle senza, per altro, indicare la paternità dello scatto. Volevo farle sapere che con il suo “bel gesto”, ha lesionato la mia immagine di fotografa onesta, perchè questa foto l’ho proposta in un concorso Canon e adesso sto avendo seri problemi perchè credono che non sia mia e che sia io quella che l’ha rubata nel web. Mi ha seriamente danneggiato e per questo io la denuncerò oggi stesso!
    Saluti.
    Roberta Beneduce

    Buenas tardes, mi nombre es Roberta Beneduce y yo soy el autor de la fotografía que aparece en este su espacio aquí. Querido Doctor, no es apropiado para tomar la immegini sin permiso de los demás y publicarlos sin que, por otra parte, indican tiro autoría. Quería hacerle saber que con su “buen gesto”, bromeó él mi imagen del fotógrafo honesto, ya que esta imagen me propuso un concurso de Canon y ahora estoy teniendo serios problemas porque creen que no es mío y eso es lo que robaron en la web. Yo estaba seriamente dañado y es por eso que denunciamos hoy!
    Saludos.
    Roberta Beneduce

    Asumo mi error y ya he situado la autoría en su lugar correspondiente, pero además me siento obligado a pedir disculpas públicamente y a intentar compensar con su difusión mi atrevimiento y recordaros que todas las fotos tienen autor, unas tienen derechos y otras son públicas, pero todas si se puede convendría poner de donde proceden.

    Perdón.

Nace Pediaclic el buscador infantil de calidad

¿Estás cansado de hacer búsquedas en Internet para temas relacionados con la salud, y ahogarte entre toda la basura que aparece? ¿Estás harto de que cuando pones un síntoma lo primero que te salga sean remedios extravagantes, o de una gravísima enfermedad, o quieran venderte algo? ¿Eres profesional y te sale todo en inglés, cuando tu eres más de francés?

Ahora nace PEDIACLIC

PediaClic es un proyecto colaborativo en el que participan pediatras, médicos de familia y profesionales de la enfermería y la documentación biomédica, de España, México y Argentina.

La búsqueda de información fiable sobre salud infantojuvenil es un reto constante. La “infoxicación”, o intoxicación por exceso de información, es un problema de primera magnitud al que diariamente nos enfrentamos los profesionales sanitarios y también los padres.

En muchas ocasiones existe el problema añadido del idioma. El inglés se ha convertido, de alguna manera, en el “idioma oficial” de la medicina y otras ciencias de la salud relacionadas. La información relevante en otros idiomas del ámbito español y latinoamericano existe pero de algún modo suele ser más difícil de recuperar o bien no se le dala importancia que sin duda merece.

Para mitigar estos problemas nace PediaClic. PediaClic es una herramienta de búsqueda de recursos de información sanitaria infantojuvenil. Para su creación y desarrollo se ha utilizado la herramienta de búsqueda personalizada de Google.

PediaClic es un conjunto de buscadores personalizados de información sobre salud infantojuvenil. Se dirige tanto a profesionales sanitarios como a las familias. La información incluida en los diversos buscadores debe cumplir con estos criterios generales:
• Ámbito geográfico: España y Latinoamérica.
• Idioma: documentos escritos en español y portugués. En el caso de webs españolas, el buscador recupera también documentos escritos en todos los idiomas co-oficiales del Estado.
• Acceso: libre y sin restricciones a todos los documentos.

PediaClic está formado por un buscador general y diez buscadores específicos.

El buscador general aparece en la página principal de PediaClic. Al realizar cualquier búsqueda, la información que se devuelve aparece clasificada por categorías, cada una de ellas correspondiente a un tipo de documento específico:
• Guías de práctica clínica
• Revisiones sistemáticas
• Resúmenes basados en la evidencia
• Informes de evaluación de tecnologías sanitarias
• Preguntas clínicas
• Revistas pediátricas de Latinoamérica
• Revistas pediátricas de España
• Blogs sanitarios
• Textos pediátricos en línea
• Información para las familias

Además del buscador general, PediaClic dispone además de diez buscadores específicos adicionales, cada uno de ellos focalizado a un tipo de documento de los arriba especificados. La enorme cantidad de información disponible en la Red ha hecho necesaria la creación de estos buscadores que permiten profundizar con más detalle en el rastreo de información específica: guías de práctica clínica, resúmenes basados en la evidencia, información para las familias, etc.

El proyecto PediaClic nace con un espíritu de irrenunciable de servicio público. En las secciones dedicadas a cada buscador específico se ha colocado un enlace que conduce al código de inserción de cada buscador. Desde PediaClic no sólo se permite sino que se estimula la difusión de sus buscadores en aquellas webs o blogs que lo deseen mediante la inserción del código corespondiente.

PediaClic se rige por una licencia de propiedad intelectual Creative Commons 3.0 que permite esta difusión, citando la fuente de procedencia.

PediaClic es una iniciativa abierta. Si quieres unirte a la misma, respaldarla o difundirla activamente ponte en contacto con nosotros a través de nuestra dirección de correo electrónico pediaclic@gmail.com

El Proyecto PediaClic no está patrocinado económicamente por ninguna instancia o institución, sea pública o privada. No incluye, así mismo, publicidad alguna.

Hoy se lanza la versión beta de esta nueva herramienta de búsqueda. La versión definitiva tendrá lugar después del verano pero en su versión actual PediaClic puede ser ya mismo una herramienta de búsqueda muy útil, motivo por el que hoy se presenta en sociedad. La colaboración de todos vosotros como usuarios es fundamental para mejorar los diferentes buscadores, para lo que podeis poneros en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico pediaclic@gmail.com

¡Bienvenidos a PediaClic!

Medicamentazo o quiero y no puedo

Ayer durante la primera parte del partido de semifinales de la eurocopa que enfrentaban a España y Portugal y mientras el marcador seguía cero a cero, se produjo la publicación de la lista de medicamentos que dejarían de financiarse por la sanidad pública. A partir de ahora seguirán en el mercado, pero habrá que pagar por ellos el cien pro cien de su precio, 426 en total que desaparecen.

¿Nos ponemos a llorar? Pues no, me he repasado la lista y todos o casi todos eran catalogados como ineficaces y no creo haberlos recetado en los últimos 10 años. Bueno, salvo el antiácido para después de las comilonas que me venía muy bien.

En pediatría nos afecta poco, solamente los jarabes que desaparecen y tanto abominamos en este foro, mucolíticos, expectorantes, fluidificantes, antitusivos y otros potingues de dudoso gusto que deberían haber sido eliminados hace mucho tiempo, ya que estaban catalogados como de poca o nula utilidad. El resto no afecta a niños, quizás en los mayores si que se utilizaban las cremas para los golpes, de escaso efecto a no ser que se dieran con masaje, al fin y al cabo es como restregarse una pastilla por la articulación dolorida, donde esté el frío que utilizan nuestros deportistas de élite, no hay nada mejor.

Entonces ¿por qué la crítica que publiqué en el Huffington Post este miércoles?. Pues porque se vuelven a quedar a medias, no son medidas de ahorro reales, son medicamentos baratos que van a ser sustituidos por otros más caros. Quitan mi antiácido de 60 pastillas a 3,95€, me duraba para… pongamos 40 comilonas y 20 partidos con cervezas, ahora seré diagnosticado de gastritis y me recomendarán tomar esomeprazol de 20mg diario a un coste de 12.57 € al mes, tendré que tomar una medicación crónica que me hará sentir peor, porque ahora soy un enfermo de gastritis crónica.

Se quitan medicamentos obsoletos y desfasados de poco uso, y se siguen financiado marcas de fantasía, productos que no han demostrado ninguna utilidad superior a lo que ya había y a un coste muy superior año a año. Es como los anuncios de detergente que todos los años son nueva formula mejorada, para seguir lavando la ropa igual.

La industria farmacéutica es un lobby muy potente y mueve muchas voluntades. Es su negocio y lo defienden, pero nuestra labor como pediatras es informar y formar a los padres y a los futuros usuarios de la sanidad, que no todo tiene que tener un remedio farmacéutico, que los mocos se pasan, que la tos es nuestra defensa para limpiar las vías aéreas, que la fiebre no hay porque bajarla a toda costa aún a riesgo de intoxicación y sobredosificación, que los niños son movidos o inquietos, que las diarreas se pasan solas, que entre dos medicamentos iguales los profesionales tenemos la obligación de recetar el más contrastado y no “tirar con pólvora de rey”. Si cedemos y recomendamos mil y un medicamento de ultimísima hornada porque la industria a través de su visita médica o el correo o cualquier otro medio de publicidad nos presiona, lo estaremos haciendo mal. Debemos ser científicos y gestores de lo nuestro, de lo público si trabajamos en lo público y estamos por su defensa.

Asomado al futuro


Asomado a un mundo nuevo para mi, comienza mi andadura paralela a este blog, con publicaciones periódicas en el nuevo medio de comunicación digital El Huffington Post en el que podréis leer artículos míos, si es que gustan y no me echan.

Comienzo con “No faltan pediatras, sobran pacientes” toda una declaración de intenciones.

Soy consciente que en medios profesinales periodisticos ha caído mal el nacimiento de este medio, porque se basa en una plantilla de 7 redactores y luego un grupo de blogueros como yo que no cobramos por las publicaciones. ¿Qué sacamos a cambio? Pues yo, lo mismo que cuando escribo aquí, notoriedad, divulgación, presencia en los medios para “evangelizar”.  Intento transmitir los conceptos de la pediatría basada en la evidencia y en la experiencia y sobre todo basados en el buen juicio. Intento transmitir un mensaje de que no todo tiene solución con la medicina, que los niños perfectos no existen, que hay enfermedades que no son tales, que los profesionales no siempre tenemos la última palabra, tan solo una de las palabras en el discurso que mantienen los padres.

El mensaje debe ser horizontal y debe llegar a padres en un mismo nivel, no de arriba abajo, pero también debe llegar a los colegas de profesión, debemos unificar criterios, actualizar formas de entender la enfermedad y abandonar los altares que la población nos está meneando.

También espero que os guste mucho el periódico y le guste a vuestros amigos y mis cifras suban y suban y entonces algún día decidan pagarme. Esto es un sueño. Gracias

Ya somos 2000


Hemos pasado unos días de descanso, vacaciones escolares y de relativa menos actividad en nuestro grupo de facebook. Disminución en comentarios, preguntas y respuestas, pero no en incorporación de nuevos miembros. Dos mil, es la cifra de miembros de este grupo que hemos superado en jueves santo. Muy lejos ya de las perspectivas originales y que no deja de dar satisfacciones a todos los participantes.

Cierto que facebook tiene muchas limitaciones como la memoria, los temas se pueden repetir una y otra vez, pero siempre se termina sacando algún detalle nuevo. Y es que aunque hablemos repetidamente de mocos o de fiebres, o de lactancia o crianza, de alimentación o de medicinas, al fin y al cabo eso es la práctica de la medicina diaria. Nos gustaría a todos en nuestros trabajos tener que decir las cosas una sola vez y que todo el mundo se diera por enterado, pero en medicina no hay blanco y negro, existen muchos tonos de grises, no hay verdadero o falso hay ante todo incertidumbre, un buen médico y más en atención primaria tiene que ser un buen manejador de la incertidumbre, no podemos llegar a un diagnostico de que está sucediendo en un proceso, tenemos que tener siempre muy claro qué es lo que no es.

En redes sociales esto se puede llegar hasta el límite, es un escueto mensaje de unas pocas líneas, incluso en 140 caracteres, alguien pregunta por la enfermedad o por un sintoma de su hijo, para los pediatras supone todo un ejercicio de incertidumbre el responder. Ante todo quitar la angustia que lleva a consultar, pero sin banalizar la cuestión, con los datos mínimos hacer una composición de lugar y poder dar una respuesta adecuada. No vale el despejar balones, porque para eso no hacemos falta, se nos pide implicación y aceptar el envite, dar una respuesta que leerán dos mil personas requiere un plus de seguridad en lo que se dice, lo que lleva a respuestas meditadas y si cabe de más calidad.

Si se repasa lo escrito hace unos meses cualquiera de nosotros participantes en el grupo tanto pediatras, maestros, enfermeras, madres, padres o lo que fuere se puede observar que hemos crecido, no solo en número (que si, 2000) sino en calidad, estamos aprendiendo todos juntos, es maravilloso, realmente este grupo está siendo de utilidad a mucha gente, los primeros a nosotros pediatras que lo formamos desinteresadamente y que a cualquier hora del día te puedes encontrar a uno o varios que están dando sus opiniones, consejos y diagnósticos con absoluta profesionalidad y gran calidad, contrastable con la evidencia cientifica, dejando todo un tratado de pediatría a trocitos. No podría ser de otra forma, de los 10 o 15 pediatras habituales siempre habrá alguno que  corrija al que yerre, o también que apostille, discrepe, apoye o incluso ensalce.

Todo este artículo para dar las gracias a los pediatras del equipo habitual, que vinieron sin que nadie les llamara, que están porque creen en la comunicación y que son imprescindibles a día de hoy, que consiguen con sus comentarios y opiniones que este grupo sea el primero en calidad, número y satisfacción. No hay otro igual ni parecido en pediatría.

Muchas gracias Javier Macías, Juan Morales, José Santana, Marta Gómez, Marian Villares, Andrea Masiá, Isabel Arenilla, Rafael Jiménez, Ramón Capdevila y muchos otros que esporádicamente apareceis y que desearíamos veros más.

Pero también sería injusto no agradecer al resto de profesionales que colaboran, especialmente a la maestra, psicologa, directora de escuela infantil, directora de un proyecto colaborativo apasionante como escuela enREDada, o lo que quiera ser, sobre todo amiga, Marisa Moya.

Enfermeras/os: Ruth López, Meritxell Molina, Alicia Medina, Armando Bastida

Maestros: Estefanía Marquiegui, Nieves Camaño, María Leal, Gloria Alagarda

Psicólogos/as: Toñi Gordito, Isabel López, Laura Pereira.

Asesoras de Lactancia Materna: Delia Carballo.

Fisioterapeuta: Rocio Fernandez, Guadalupe Castro.

Estudiantes de medicina: María Valladares, Tamar Luis.

Farmaceúticos: Carmen Luque.

Gracias 

Los lunes

Como todo el mundo sabe los niños se ponen malos los viernes, ¿lo hacen para fastidiar?. Es frecuente que cuando volvemos el lunes a la consulta nos encontremos la lista de citados a tope. Un veinte o un treinta por ciento de consultas más que el resto de la semana, es el día con diferencia con más presión asistencial. La consulta más frecuente es la revisión de patologías ocurridas durante el fin de semana.

Frases como “estuvimos en urgencias y nos dijeron que viniéramos a revisión”, o la plantilla del informe donde pone directamente la coletilla de “revisión por su pediatra”, así que el lunes dedicamos gran parte de nuestro tiempo a revisión y alta de enfermedades ocurridas durante el fin de semana. Supongo que en urgencias también tendrán un aumento de las visitas desde los viernes, coincidiendo con la epidemia de sábado y domingo.

Pero, ¿Cual es el por qué de estas epidemias localizadas en unos días específicos? ¿Los gérmenes y maleficios actúan más unos días que otros o es nuestra impresión de gravedad la que varía con el día de la semana o incluso con la hora del día?

Creo que la percepción que tenemos de problema en nuestros niños va muy unida a nuestra problemática personal y a una subjetividad que nos hace valorar de muy diferente manera un proceso según sea la situación. No es lo mismo estar solo en casa, que tener que ir a trabajar, sentirse apoyado por la hora del día, que perdido en la inmensidad de la noche. Una tos por la mañana de un martes no es la misma que un viernes a última hora y más si se piensa en hacer alguna actividad familiar durante el sábado.

Los adultos pensamos que los niños están más enfermos cuando nuestra seguridad o nuestros intereses nos hacen tambalearnos. Nuestra percepción del problema varía de forma distinta si hay que trabajar y nuestro pediatra está en su sitio y además la rutina es la norma, tomamos una decisión para calmar o aliviar el proceso. Otra cosa diferente ocurre cuando la soledad de la noche o el abismo del fin de semana sin rutina y sin pediatra conocido, incluso con la farmacia cerrada, genera una inseguridad que nos hace acudir a los servicios de urgencia.

Los servicios de urgencia lo solucionan todo, sales con tu diagnostico, tratamiento, pruebas en su caso y todo ello con una espera en la mayoría de los casos de dos o tres horas, pero ya está, ya sabemos que le pasa y salimos con la solución. Entonces ¿para qué la coletilla de “revisión por su pediatra”? Quitando las verdaderas urgencias, fracturas oseas u otros accidentes, problemas respiratorios graves inaplazables y pocos más, ¿no se podrían retrasar la mayoría de las visitas a urgencias y posponer la consulta a una cita con el pediatra del niño? Por ejemplo, una otalgia el viernes por la noche no es motivo de urgencia, se puede dar un analgésico durante dos días y luego valorar con su cita previa. Una fiebre sin otros sintomas de gravedad puede esperar perfectamente a la cita correspondiente para tener no solo la información de la cifra de fiebre, que es absolutamente inútil, sino para tener un cortejo sintomático que oriente para elección de un correcto tratamiento. Una tos no es de urgencia a no ser que genere una gran dificultad respiratoria, va a seguir tosiendo exactamente igual al día siguiente en la cita programada. Una diarrea, unos vómitos nunca es de urgencia, la urgencia está en hidratar al nene y agua hay en todas las casas. Una torcedura de tobillo no es de urgencia si puede caminar, lo vemos en la tele los futbolistas se ponen hielo rápidamente cuando los saca la camilla del campo, ¿por qué nosotros vamos a urgencias? ¿no hay hielo en el congelador de  casa o un paquete de guisantes congelados? y ya mañana si sigue el dolor vamos al pediatra a que nos vea.

Se mal usan y se abusa de las urgencias, pero además los servicios de urgencias abusan del formato y se convierten en consultas de fin de semana o de noche ejerciendo funciones que no le corresponden y sobretratando problemas que fácilmente podían derivar a su médico.

No deberían las urgencias tratar y derivar, sino descartar problema urgente y derivar.

La gripe y el sueño

Esta mañana reviso la situación de la epidemia de gripe y veo el mapa de España al completo en rojo, situación epidémica. Lo lógico sería pensar en la sobrecarga de consulta que me espera al ser hoy lunes, todos malos, pero los nostálgicos que pasamos por horas bajas en la oposición no podemos dejar de imaginar que fuera este un mapa de esos que ponen en noche electoral, ni siquiera el D. Alfonso lo vio así (y me pongo de pie para nombrarle), pero la vida es sueño y los sueños, sueños son, que diría Calderón, así que voy a soñar lo que no es, pero podría ser y admitiré como una fase onírica.

Visto así, el dichoso mapa me ha alegrado el día, voy a salir a la calle más contento, con aire renovado. Adios tristeza imperante, adios depresión colectiva, ya no más sometidos al no hay más remedio, el sol frío del inverno ha salido esta mañana y volverá a hacerlo todos los días. ¿Qué más da Ibex o prima de riesgo, qué más da epidemia de mocos, telediarios apocalípticos uno tras otro?, mañana habrá más telediarios y dirán lo contrario.

Vino este noviembre pasado la epidemia azul como la gripe A hace dos temporadas, pasados dos años no queda nada del horroroso virus H1N1 no aparece en el mapa, quizás en cuatro temporadas la moda azul desaparezca de nuestra vidas y con ella se vayan recortes y mediocridades, limitaciones de derechos y mentiras en forma de impuestos y despidos, quizás la gripe que nos azota este año está creando una marea de información que consigue que los teóricos pacientes empoderados ya no acudan a la consulta demandantes, porque ya saben lo que tienen, es la gripe, ajo y agua o paracetamol y liquidos, reposo y ya pasará. Igual esta mañana he pensado yo de mi gripe institucional ya pasará y no hay mal que muchos años dure, Madrid esta enferma hace tiempo pero pasará, no quedará así permanente, paciencia, su agonía es que terminarán, pero nosotros seguiremos ahí. El año siguiente vendrá otra puntual a su cita y en próximas temporadas otras diferentes y nosotros estaremos aquí para defendernos, pero ellos no, ellos llegada la primavera desaparecerán.

Por una pronta primavera. Soñad y levantaos.

La blogosfera pediátrica se hizo presente

Estos días de febrero se paraliza la pediatría para poder asistir en masa al curso de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Un curso de gran calidad y donde lo que predomina es la ciencia, no es un congreso al uso, no hay actos sociales, no grandes comilonas, ni espectáculos, te dan de comer el viernes eso si pero en una hora y a seguir.

Un curso con varias mesas redondas y multitud de talleres para aprender de todo, un curso que a pesar de los esfuerzos de los próceres dospuntocericos que hicieron hace 4 años unos talleres de herramientas web, se mantiene en la más absoluta era analógica. Una sala sin conexión a internet, una sala wifi en la primera planta siempre vacía, presentaciones todas ellas en power point con fondo blanco o de color pastel y letra sans serif, todo ello del siglo pasado. Contenidos de mucha, muchísima calidad pero presentado con formas tradicionales.

Pero estaba por llegar el sábado, sale a escena Ramón Ugarte del C.S. Olaguibel (Vitoria) un pionero y un arriesgado porque en este escenario nos hace una presentación en Twitter, si si en Twitter con una cuenta creada al efecto @fiebreytos va pasando tuits como si fueran diapositivas, direis bueno pues que bonito y ¿qué? Pues que todos los que estamos tuiteando la sesión no teníamos más que hacer un RT sin escribir ni una solo letra, de esta forma sus mensajes preparados, sus titulares empiezan a correr por toda la tuitesfera hasta convertirse en trendyng topic, mensajes transmitidos de forma viral para informarnos sobre fiebrofóbia y sobre la inutilidad y peligrosidad de los antitusivos de forma que en algunos momentos había 15.000 personas hablando o leyendo sobre fiebre y tos.

El reto era grande porque minutos después me toco a mi intentar transmitir que hacemos, me sentía responsable porque no iba a hablar de mi libro, sino de la labor que intentamos llevar a cabo multitud de profesionales que perdemos o invertimos nuestro tiempo en estos blogs de nuestros amores. Había que hacer algo impactante y que llamará la atención, ante todo nada de mesas ni atriles, en el centro del escenario, sin protección ante el público. De presentación pensé en un prezi, ya sé que no es nada del otro mundo pero el impacto se consiguió, aquí os lo dejo para que veáis de que hablé.

Poco tiempo disponible y muchas cosas que decir, ¿como no citar a los padres de la blogofesra pediatrica, los gipis y pediatría basada en pruebas?, para luego ir citando cuatro o cinco blogs con las caracteristicas de cada uno, para transmitir la idea de que estamos dando mensajes de salud, que estamos empoderando a muchas familias y que tenemos una audiencia y podemos llegar a mucha gente, mucha más que si vamos uno a uno en nuestras consultas.

Como no hablar del grupo de facebook donde más de 15 pediatras experimentamos en comunicación y aprendemos día a día junto a tantas y tantas familias.

Tengo la sensación que supo a poco, recibí varios mensajes en los que se me pedía para el próximo año más, seguro que habrá más colaboración, que sea yo o cualquier otro más cualificado da igual, pero creo que la blogosfera pediatrica ha entrado definitivamente en las sociedades científicas de pediatría.