Prescripción prudente en pediatría

Desde el lunes está en marcha una campaña blogosférica sanitaria bajo el titulo de prescripción prudente que se apoya en un blog del mismo nombre. Bueno es que se recuerde que los medicamentos son productos no siempre inocuos, a veces caros, a veces innecesarios y algunas veces peligrosos. Vale diréis, pero eso es cosa de médicos ellos han estudiado y ellos sabrán, a nosotros padres que nos lo den ya masticado.

Cuando una consulta se masifica, cuando unas urgencias se abusa de ellas, cuando el médico o enfermero/a está presionado, puede tomar unas medidas terapéuticas erróneas, no tanto por equivocadas, sino por excesivas. En pediatría es muy notorio y frecuente. Cito un caso que nos recuerda Juan Morales en su blog La consulta sin cita que se está haciendo un habitual por coincidir y mucho en la visión práctica de la medicina. A tenor de un caso de escarlatina, nos recuerda que el germen o bacteria productora, el estreptococo, ese que produce las famosas placas en la garganta, NO aparece en menores de tres años. Es extremadamente raro su presencia el las amigdalas del pequeño. ¿Por qué? pues porque las amigdalas son una segunda linea de defensa y la primera linea, la  dominante, son las adenoides, más arriba detrás de las narices y su germen favorito a estas edades ¿los conoceis? exacto, los virus.

Entonces diréis, ¿por qué me dijeron en urgencias? o ¿por qué mi pediatra me dijo que tenía unas placas enormes?. Pues hay dos razones, una que se vean productos adheridos encima de la amigdala, tipo restos alimenticios, caseum, o moco y no pus bacteriano ni mucho menos y la otra razón son las prisas, es más facil decir tiene unas placas o una otitis, toma antibiotico y adiós. Está es una manera agradecida porque lleva a pensar que bueno es este médico que ha visto lo que le pasaba a mi niño. Si hay que empezar a explicar y derribar mitos en cinco minutos de consulta vamos mal. A sí que el médico opta por medicar o quedar como un borde, no le doy nada.

Esta campaña intenta concienciar, para que ejemplos como el detallado aquí vayan siendo anécdotas del pasado y seamos capaces de parar un segundo y antes de firmar una receta propia o derivada del especialista, seamos capaces de pensar en nuestro pequeño paciente y si hay que recetar y firmar no uno sino dos, tres o cuatro, se firman las que sean necesarias, pero siempre con un criterio de prudencia y la mejor prudencia es que si no hace falta, no se debe recetar. No antibioticos innecesarios, no preventivos innecesarios, no mucolíticos o expectorantes sin efecto, no placebos, no sobredosificar con antitermicos y antiinflamatorios.

¿Por qué sobremedicar a niños movidos, o que no aprueban?¿por qué ibuprofeno para todo, no sea que….? ¿Por qué medicamentos para prevenir algo que no tendrá?¿Por qué lo recetamos con tanta ligereza? Cada consulta no tiene porque acabar con una prescripción, a veces el mejor remedio es una explicación de qué ocurre y que no va a haber complicaciones, o como detectarlas si pueden aparecer.

Mi petición va dirigida a la administración. El médico y el paciente necesitan tiempo en consulta para poder explicar y dar apoyo en la enfermedad y consejo en la salud, no basar la relación en una prescripción y una firma.

Adiós a la blogosfera

La blogosfera está desapareciendo, ¿que queda del espíritu del primer congreso, allá por el año 2009? una eternidad en este mundo que tan rápido se mueve. Un grupo de tipos raros que escribían prácticamente para sí mismos, con escasa audiencia, pero grandes contenidos.  El segundo congreso con sus marcadas ausencias y su transformación empezó a ser la puntilla de lo que tenía que venir. Me atrevo a pronosticar que no habrá un tercer congreso de la blogosfera, yo no estaré si la evolución es la misma. No soy muy espabilao y diréis, vaya Jesús se acaba de caer del guindo, pero una frase que le he leído a @yoriento ( Alfonso Alcántara ) me ha hecho caer y pensar, pues claro, si era evidente. La frase es del Evento Blog #ebe11 celebrado el pasado fin de semana, reunión de expertos blogueros profesionales, dice:

El año pasado vinimos 1000 blogueros, este año hay 2500 comunity managers

Repaso mi time line de twitter o mis seguidores de cualquier red social y cada vez más abundan los profesionales, “comunity managers” personas responsables de marca que se informan de lo que hay e intentan controlar y manejar esto de las redes en beneficio de un pagador. A las empresas pequeñas o grandes, les empieza a agobiar lo del SEO, los posicionamientos, la penetración de ideas y voluntades y están aprendiendo a controlar sus mercados.

Los políticos son los últimos llegados, todo político aunque no sepa escribir tiene una cuenta de twitter, donde personajes profesionales de la comunicación en su nombre emiten uno tras otro los lemas de campaña.

Igual ocurre, cada vez más, con los blogs supuestamente de mamás, donde un profesional de marca, de cualquier producto para la lactancia o puericultura se afana en dar consejos y directrices al personal más demandador de información, como si de tales mamás se trataran. En medicina, con alguna honrosa excepción, los antiguos visitadores médicos se han echado en brazos de las nuevas tecnologías para captar clientes y procurar mover voluntades.

Plataformas de todo tipo, medios de comunicación, grupos editoriales y otros grupos con intereses no explícitos, llaman frecuentemente a nuestra puerta para integrarnos y darnos una visibilidad no soñada.

A mi me gusta mi blog, me gusta como es, no veréis publicidad, ni tengo conflicto de intereses, digo lo que me da la gana porque para eso lo empecé, si a alguien le gusta, que lo lea y si me da su confianza y quiere comentar y aportar conocimiento, yo más feliz que una perdiz. Me gustan también otros blogs de amigos que se mantienen libres y conservan ese espíritu que los originó.

Un grupo de pediatras estamos preparando un congreso para blogueros pediátricos que se celebrará el año que viene en Lleida, PediaTIC. No lo busqueis todavía, no hay información, pero será una reunión de amiguetes que trabajamos para la infancia y que además tenemos la manía de usar las nuevas tecnologías, blogs, twitter o lo que suene a innovador. En un intento de volver a los orígenes, aprender para hacerlo mejor y compartir experiencias, no queremos vender nada, no representamos a ninguna marca y los ingresos que tenemos por esto son las satisfacciones que recibimos cuando alguien nos lee.

Vídeo saludable o no

En el pasado congreso de la Blogosfera en junio estaba yo con unos amigos pediatras en la cafetería entre acto y acto. Terminando de comer no recuerdo si con el café o todavía con la boca llena, aparece camara en ristre Rosa la del Blog de Rosa, por cierto un gran videoblog de enfermería y cuidados muy muy recomendable, digo, que aparece con su cámara ya encendida y nos atraca a los presentes diciendo “a ver por favor un mensaje de salud” y claro uno se queda con una sonrisa de estas que esperas que en la posterior edición del vídeo no salga si es amiga la editora. En esos momentos se producen un cúmulo de sensaciones tipo “me están grabando y yo con estos pelos” y sobre todo y ¿que digo, me juego mi futuro, no puedes decir una tontería, no puedes decir algo vulgar, eres EL MÉDICO DE MI HIJ@, se espera una genialidad de tí. Y entonces con gesto serio y con un leve inclinar de cabeza de forma que aumente la afirmación, digo esto:

“No lleves a tus niños al pediatra”

Se produce un silencio, se corta la grabación pasan unos largos y tensos segundos,  Rosa, muy profesional vuelve a encender, recupera el aliento y pregunta “¿Pero tu eres pediatra?” debió pensar ya me he equivocado y le he preguntado al del aire acondicionado.

Que barbaridad, que bruto, toma metedura de pata estaréis pensando, pero vamos a intentar verlo desde otro punto de vista.

Evidentemente es una frase brusca, que busca polémica, en el límite de lo entendible, pues ya esta, como soy yo. ¿que podía decir yo?. Hace ya unos años, bastantes, que la figura del médico o el pediatra está sustituyendo al buen entendimiento y a los autocuidados de los que el blog de Rosa sabe y demuestra muy acertadamente.

Ya no pensamos, no sabemos poner una tirita, vamos al pediatra. De ahí la frase “no lleves al niño al pediatra, piensa”. No llamas al electricista cuando se funde una bombilla, por muy torpe que seas, piensas, averiguas que se ha fundido y vas a comprar una nueva y la pones. Solo llamarás al profesional cuando la avería se te escapa y no sabes que hacer. Con los niños hemos perdido la capacidad de proporcionar cuidados a los indefensos, en verano son infinitas las consultas en urgencias por un raspón o por picaduras de insectos, en invierno cuantísimas consultas por mocos y por tos, o por un vomito o una diarrea. Consultas habituales por mil cosas tipo alimentación o cuidados del bebe que os pueden solucionar unos amigos o unos padres o los abuelos, porque no tienen una respuesta única, depende de aspectos culturales o de costumbre.

Sencillamente, detente un instante y piensa como puedo solucionarlo yo solo.

Ojo con el pediatra, sabrá de medicina pero de cocina a lo mejor es preferible preguntar a una cocinera, o de educación hablar con los maestros y educadores.

Os dejo el vídeo completo, no tiene desperdicio y la mayoría de los  mensajes son mucho más sensatos que el mio.

Ah, y no dejéis de visitar el blog de Rosa

Preadolescentes

Cuando hablamos de pediatría enseguida nos viene a la cabeza los bebes indefensos, la lactancia materna, las noches sin dormir y los mocos. Pero la edad pediátrica oficial es hasta los 14 años. ¿Por qué hasta los 14? Pues no lo sé, antes fue hasta los 7, luego se amplió. Hoy todavía existe un debate de si atrasar o adelantar la edad hasta los 16 o los 18.

A raíz del artículo de Manolo de esta semana me hizo pensar y pararme en ese margen de edad donde ya no son niños y mucho menos niñas, pero tampoco son mayores, la preadolescencia. Un periodo en nuestras consultas que va de los 1o-11  a los 14 años donde se inician todos los cambios para el paso a la edad adulta.

Las niñas más precoces y evidentes con su desarrollo y menstruación y los niños más aferrados a la niñez pero con un ansia evidente por ser mayores igualmente. A esta edad de repente aparece ante si su cuerpo, antes no había sido tan evidente, pero ahora se dan cuenta que les ha salido un bulto o que les duele aquí o allí, o en definitiva que descubren su anatomía con sus gustos o sus frustraciones.

¿Qué les ofrecemos desde la consulta de pediatría que los diferencie? Nada. Siguen viniendo con mamá o con papá que habla por ellos y explican lo que creen que les pasa. El afectado rara vez va a explicar lo que realmente le puede estar preocupando, “me mareo”, “no me encuentro bien””estoy cansado””déjame en paz””son cosas de mamá, a mi no me pasa nada” son frases habituales que denotan falta de comunicación.

Como decía Manolo prometí hace tiempo darme de alta en tuenti que es la red social mayoritariamente utilizada por adolescentes para poder recibir comunicación con mis pacientes mayorcitos, pero no doy más de sí y no se muy bien como explorar esta vía. Así que de momento prefiero fomentar entre ellos y entre los padres el que puedan venir solos a consulta o me escriban por e-mail contando sus problemas o simplemente sus dudas ante su evolución, ¿por qué me duele un pezón y me ha salido un bultito?¿Por qué me sale tanto pelo?¿Por qué no crezco como mis compañeros? etc…..

Son mayores para tener un bonobus para ir al instituto, salen con sus amigos, empiezan a ser mayores, permitid y fomentad que tomen sus propias iniciativas. Desde las consultas de pediatría estamos encantados de recibir y de empatizar con ellos, sensibles a sus pequeños y grandes problemas.

Blogosfera pediátrica

Autor Roberta Beneduce

Se acerca el 2º Congreso de la Blogosfera Sanitaria que se celebrará en Madrid el 17 y 18 de junio, las redes sociales empiezan a moverse y todo el que quiera salir en la foto tiene que irse preparando. Este blog nació a raíz del primer congreso, por lo que pronto celebrará su primer año en la red. Muy grata fue la experiencia y la presentación en sociedad de el médico de mi hij@. Este año vuelve con cambios solicitados, más tiempo y más pasillos con la posiblidad de entablar contactos y conocer otras muchas experiencias y personas.

Participaré activamente de varias maneras. En la sección “vengo a vender mi blog” estaré presente con una presentación en parte resumen y en parte futuro de este proyecto llamado el médico de mi hij@. Coincidiremos con otros blogs y blogueros admirados, maestros y compañeros de viaje.

Pero la pediatría tenía que estar presente de otras maneras, más a fondo, por eso estamos preparando un taller donde mostrar en colaboracion con otros lo que se hace, se hará o se podía hacer con las nuevas tecnologías de la información. Un gran proyecto que está en maduración con un grupo de pediatras que no nos conocemos, que vivimos en ciudades distantes, muy distantes y que lo único que nos une es la necesidad imperiosa de hacer algo más, de comunicar con los padres de todas las maneras posibles y no perder el tren del presente, ya futuro.

En 2011 se sigue pasando consulta como en el siglo XIX. Hoy los padres acudís a internet para consultar, hay problemas menores que implican perder tiempo en conseguir cita, esperas y molestias, cuando se puede resolver con un email o con una consulta en un blog o un portal de internet donde sabremos de antemano que nos va a responder el pediatra de nuestro hijo, no solo una consulta en bases de datos o grandes enciclopedias digitales sino lo que piensa el pediatra de mi hijo, por supuesto con todas las garantías de calidad certificada y avalada por la experiencia, el buen hacer y la evidencia científica. Portales personalizados donde cada profesional tendría una parte común a todos, enfermedades, folletos, hojas de consejos, dietas, etc, y una parte personal en la que cada uno a su estilo ofrecería desde como pedirle cita, a como contactar con él o con sus propias palabras, como solucionar este u otro problema. Talleres sobre alimentación, puericultura, cuidados, vacunas, apoyo a los celiacos locales o alergicos, etc……

Cada pediatra comunica con su población de una manera, mi forma a través de un blog con un personaje imaginario, Manolo y su familia, que intentan transmitir actitudes saludables. Si se está consiguiendo algo, no lo sé, pero el camino está sembrado de satisfacciones.

Por cierto, me gusta que la foto del post sea la base de lo que a continuación se expone, las escojo con mucho cuidado, la de hoy no tiene nada que ver, pero esos ojos, esos ojos, podían haber sido un artículo sin palabras.

Mi pediatra 2.0

Ayer me salió un granito en la espalda que me picaba bastante y aunque estamos en invierno papá dijo que sería algún bicho que me había picado, ya se sabe en las guarderías cualquier cosa. Pero esta mañana me han salido un montón más de granos muy curiosos, pero pican mucho, me encuentro bien pero mamá ha decidido que me quede en casa sin ir al cole.

Mamá viene con la cámara de fotos, ¿Qué irá a hacer? me quita la camiseta y me hace fotos de los granitos. Ya se, es para mandarlas a Jesús, mi amigo, el médico de mi hij@ para que le confirme que no son picaduras sino una varicela que ella sospecha, “chicken pox” en ingles que también estoy aprendiendo. Me siento con ella al ordenador y veo que le manda por correo electrónico a la dirección que él le dió, dos fotos que han salido muy chulas, no se me ve a mí pero si mis granos. También le pregunta si estoy vacunado porque ella no recuerda.

Me gusta mucho la película de El libro de la selva así que me la han puesto para entretenerme, la mejor escena cuando Baloo se rasca con el árbol mientras canta, así que me he puesto yo también a cantar y bailar y no veas lo que se agradece el rascarse con el marco de la puerta, que gustito, los dos bailando y cantando lo he pasado fenomenal.

Suena piii en el ordenador de mamá, ha llegado un correo electrónico, ¿será la respuesta? Voy corriendo a ver, pero vaya, si no se leer soy muy pequeño todavía. Mamá que hay correooooo…. le voceo, ella viene despacio pero que elegante, como me gusta mirarla, cada día esta más guapa con su delantal, se quita los guantes y se atusa los pelos que se salen de la coleta, es fantástica. Bueno a lo que iba, mira el correo y efectivamente Jesús le contesta afirmando su sospecha, además nos ha mandado unos enlaces para que lea sobre esta enfermedad y una copia de mi cartilla de vacunaciones donde no consta que este vacunado, claro todavía no he pasado por los 15 meses ni por los once años, pues no me corresponde, esto de los saltos en el tiempo tiene algunos inconvenientes. Le da una serie de indicaciones sobre medidas a tomar y me insiste mucho en que no me rasque, como mucho como Baloo, pero no con las uñas y que me las corte que parecen mejillones. (Os diré que estos chistes de Jesús a mamá no le gustan nada, ya os lo he contado alguna vez, pero yo me río mucho).

Qué bien, que moderno mi amigo Jesús, le voy a hacer una foto a mi supermamá y se la voy a mandar para que vea lo guapa que esta en casa cuando está de faena.

La Pediatría madrileña

Revisando los comentarios a mis artículos, y me gusta hacerlo de vez en cuando,  veo que se repite una y otra vez cuando son padres los que escriben, machaconamente la misma idea.

“Entre los pediatras hay una gran diversidad de criterios”

Es un tema que me obsesiona y se repite en muchas de mis entradas por ej: excesos pediatricos o su continuación más excesos pediatricos, o al hablar de urgencias o casi en todos los temas tratados. Precisamente pienso que todo lo que se trata en este blog es por que son asuntos controvertidos o porque hay varios sentires al respecto y yo vengo a dar el “mio”, mio entre comillas porque no son ideas extrañas o sacadas de la manga. Verdad que podría aturdir con citas bibliográficas para apoyar la idea, pero este blog desde su principio está dedicado a los padres y pretende tener un lenguaje cercano, claro y no técnico, pero tampoco barriobajero, siempre con respeto a la inteligencia de mis lectores. Muchos compañeros pediatras dejan sus comentarios de apoyo y énfasis a lo expuesto.

La pediatría esta en crisis, no estamos haciendo las cosas bien. Si el sentir de los padres es que no saben a que atenerse o que cada cual da una solución o un tratamiento diferente a mismos problemas, mal vamos. Consultas atestadas, urgencias masificadas por vanalidades, múltiples placebos, tratamientos innecesarios  o a veces peligrosos por no poder dedicar tiempo, facultativos quemados por el desprecio al que se ven sometidos por parte de sus jefes y de un sistema sanitario en caída libre. Sin tiempo para dedicar a reciclarse, aprender, poder salir a la calle para ver como vive su población, visitar colegios o escuelas infantiles para ser docente también, ir a asociaciones de vecinos y ongs de la localidad para reconocer necesidades. Los padres solo conocen el modelo ambulatorio de consulta, “pase el siguiente y dese prisa que hay más gente esperando” El Pediatra y lo pongo con mayúscula, puede ofrecer mucho más, pero algunos están acomodados con lo que hay, otros opinan que con lo que ganan ya hacen demasiado y a otros se les queda corto su papel y quisieran salvar al mundo.

Mi situación es intermedia, me reconozco acomodado, pero creo que se deben hacer más cosas. No soy altruista ni solidario, más bien egoísta. Creo que hay que salir a la calle para ser docente y llegar a donde están los padres en su medio, y donde están las necesidades, no por hacer el bien o colgarme medallas, sino para dar poder a los padres para que sean resolutivos y eficaces en sus soluciones y no acudan a consulta o a urgencias.

Es más eficaz enseñar en una escuela que intentar enseñar a los niños uno a uno, de igual manera empoderar a los padres, darles herramientas para ser resolutivos en grupo disminuiría las consultas y las urgencias banales que sobrecargan un sistema sanitario que a nuestros dirigentes madrileños no les interesa mantener y esperan que se desmorone para negociar con el.

Todos somos iguales

Aunque todos los pediatras nos parecemos, es notorio que hay diferencias de criterio. Es una constante en los comentarios de este blog que no todos los médicos opinan de la misma manera y que se dan desde el otro lado de la mesa directrices diferentes y a veces opuestas. En temas graves el consenso parece claro, pero el problema surge en lo frecuente, en la prevención y en el manejo de la incertidumbre diaria. Pediatras complacientes o estrictos, radicales o laxos en la evidencia, temerosos que derivan casi todo o imprudentes que no derivan lo derivable. De conocimientos obsoletos algunos y otros excesivamente vanguardistas. Tanta variabilidad genera incertidumbre cuando los padres consultan con su médico habitual y posteriormente van al hospital y le dicen otra cosa o llega un compañero o un suplente y dice una tercera y no digamos en las conversaciones de parque con otras familias de niños con similares problemas, las dudas pueden llegar al infinito.

¿Es esta especialidad rara? o esto ocurre igualmente en cardiología, derma o familia. Si las guías y la evidencia están ahí para leerlas y seguirlas ¿por qué se sigue viendo lo que se ve?.

¿Por qué el paidoterin sigue siendo un superventas, o el terbasmin expectorante, o las mezclas de antitermicos cada 3 horas, ambroxoles, homeopatía y vitaminas y otras hierbas?.

En afamados hospitales madrileños salen niños de sus urgencias con diagnostico de catarro de vías altas, tratamiento: Paidoterin, alternar antitermicos y como no, el número uno, princeps en la prescripción, la amoxicilina clavulánico, de marca eso sí. Y no hablemos de la bronquiolitis (toquemos madera, a la bicha ni se la nombra) Salbutamol, Budesonida, todo tipo de antitérmicos, Montelukast y por supuesto amoxicilina-clavulánico todo ello otra vez de las mejores marcas.

¿Qué generamos con esto? Desconfianza, consultas repetidas, más inseguridad y nuevos problemas. Se han creado enfermedades de diseño que antes solo eran estados naturales de la infancia. Antes los niños tenían mocos, ahora están enfermitos y no pueden ir al cole, que decir de diarreas, toses y granitos. Hoy día se consulta hasta las picaduras de mosquito, las verrugas y otras situaciones con las que el ser humano en su evolución esta olvidando de autosanarse y de protejer a los suyos.

¿Hacia donde vamos?…..

Ya estoy aquí

Hola ya estoy aquí. ¿Se acuerdan de mí? Soy el de la blackberry, por cierto ahora me doy cuenta que me la he dejado dentro de mamá, da igual luego lloro un rato a ver si me la devuelve. Hace pocos días que salí y no le recomiendo la experiencia a nadie, un camino estrecho y oscuro y al final estas fuera te cogen unas manazas de plástico y casi me da algo y me muero, menos mal que se me ocurrió respirar por la nariz que si no, pero ¿a quien se le ocurre cortarme el cordón? Menos mal que rápidamente me pusieron encima de mi mamá, !Qué guapa es, que bien suena, que piel más suave y que bien huele! hacía un poco de frío y me envolvieron y me llevaron a una luz con calorcito y entonces apareció “Ella”, tengo que decir que me he enamorado, creo que se llama Neonatologa, con que cariño me observaba, me tocaba por aquí y por allá, decía cosas bonitas de mi, que si 9 puntos sobre 10, buena coloración, bien formado, creo que no olvidaré nunca a Neonatologa.

Bueno otra cosa que tengo mucho que contar, mi padre todavía no se la utilidad que tiene pero bueno, seguiré investigando. Un poquito torpe, casi me caigo el otro día en el baño, que susto y además no hay quien vaya bien vestido con él, te pone los botones mal, te peina correcto pero sin glamur, mi mamá si que lo hace bien todo.

Hoy por fin voy a conocer a mi pediatra, se llama el médico de mi hij@, ya os contaré, mi amiga la del hospital , Neonatologa, me dijo que he nacido en el mejor sitio del mundo que por lo visto tienen una sanidad que no se lo que es pero que es muy buena, eso sí me aviso que estuviera atento que hemos salido un montón como yo y casi todos de mi pueblo, no se, no se. Llamaré para hablar con él que me guarde un buen sitio, !leches!, mi blackberry, buaaaaaa………

¿Alguien me escucha?

Oiga…., ¿me escucha alguien? Estoy llamando a “el médico de mi hij@” podrían darme información de quien me va a recibir cuando llegue.

-Estoy preocupado porque estoy oyendo a mi madre muy angustiada, preparando un montón de cosas, creo que nos vamos de viaje a un sitio que se llama Hospital y debe ser bueno porque papa le dice que va a ir todo muy bien.

– Hablan de un señor que me revisará después y que tendrán que pedirle cita. Un pediatra,¿ no será usted? Yo quiero ser su amigo que me cuide y me trate bien. ……Sin que me oigan, veo a mis padres un poco inseguros, están todo el día mirando en Internet y hablando con los amigos de como me van a cuidar. He oído algunas cosas que se me ponen los pelos de punta, por eso llamaba a ver si usted ¿Te puedo llamar de tú? a ver si pudieras recomendarles lo mejor para mí, pero sin ñoñerias (como me pongan un lazo se van a enterar).

Me encuentro perfectamente, dígaselo cada vez que los vea, que cuando se preocupen me miren a la cara, que yo les diré qué me pasa, que me miren, que me miren mucho a mí y no a los libros y al internet, !sabré yo, mejor que nadie lo que me pasa¡.

Espero no olvidarme la blackberry  al salir de aquí para poder seguir hablando contigo, nos llevaremos bien.