Es importante escuchar a los chicos

A ver papá, mira, te comento…. quería yo decirte… verás… que buena la aplicación esa que te has bajado en el iphone… ¿eh?.

Pufff que difícil, ¿cómo le digo lo que tengo que decirle?. No sé, mientras me cuenta las virtudes de la aplicación pensaré alguna táctica. Vaya que interesante… ¿y es gratis total?…. Nada que no se me ocurre nada.

Pues verás es que a un amigo de Juan, el chico ese que ya te dije, pues ese chico tiene un conocido que le han comentado en la calle….. “Vale Manolo. ¿Qué has hecho?” Me dice. No, no yo no he sido, de verdad, es que…..

Entonces papa me dice: “¿quieres que hablemos de drogas, de sexo, de chicas…?” Y yo para salir del paso le digo: Venga vale que quieres aprender, ja ja ja. No verás, es que es difícil. Papá se ha sentado en el sillón como para recibir una fuerte impresión, me pregunta si tiene que llamar a mamá para hacer una reunión familiar, no creo que sea para tanto, solo es que tengo miedo, quiero denunciar una cosa, pero no quiero que se sepa que soy yo el que lo denuncia.

Papá ha dejado el móvil, esta sentado y esperando, no dice nada, no suele decir nada, espera lo que le vaya a decir, también podía preguntar algo digo yo, a ver si me da pie, pero no, espera callado. El silencio se hace irrespirable, la tensión crece, creo que lo tendré que decir, seguro que sabrá protegerme, habrá algún programa de testigos o algo parecido como en las películas, tendremos que cambiar de vivienda o de pueblo o vete a saber…..

Está bien…., hay un chico en el instituto que se mete en cuarto de baño de las chicas y las graba con el móvil cuando van a hacer pis. Luego lo esta poniendo en el tuenti. Hasta ahora era divertido porque el móvil es malo y como lo graba desde arriba no se veía casi nada, pero ayer salió una niña entera y se fue llorando porque lo descubrió, no conozco a la niña que es de otra clase pero no me parece bien, lo estará pasando mal y no creo que se deban hacer estas cosas.

Papá habla: No te preocupes, Manolo, es un asunto serio y lo vamos a solucionar entre los dos.

Vamos a hablar con la directora del instituto para que tome medidas y no vuelva a pasar, control en los baños o lo que sea. También hay que ir a hablar con la guardia civil del pueblo para que hablen con un grupo de guardias que investigan estas cosas y que intenten parar la difusión de esas imágenes o que las puedan ver los pederastas, que son personas enfermas que abusan de niños. También papá como es informático se ha comprometido a ir al cole para hablar a todos los chicos de como hay que actuar en las redes sociales, eso de dar datos o poner fotos que se quedan para toda la vida.

La verdad es que estoy más tranquilo y ya no tengo miedo, creo que he hecho bien y con la ayuda de mis padres se pueden conseguir más cosas que yo solo.

Pesadillas

En la foto aparezco con un amigo que encontré esta mañana, estábamos como otros días trabajando en el basurero que hay a las afueras del pueblo, recogemos cosas que otras personas tiran y no sé porque las tiran pues tienen valor, encontramos comida, medio bocadillo de no sé que, pero tengo hambre, ayer no encontré nada y me lo estoy comiendo a escondidas dentro de una tubería grande, mejor que no me vean solo crearía problemas, si es algún mayor me lo quita y si es pequeño me dará pena y tendré que darle parte, así prefiero evitar discusiones. Esta es mi casa junto con dos chicos más. No tengo donde ir y duermo aquí, por la noche tengo miedo. Me mordió una rata y me duele la herida, más le dolió a ella cuando la pillé, pero no es lo peor, vienen algunos mayores y se llevan muchos chicos, pero a nadie le importa.

Cuando salimos de aquí nos acercamos a un campamento cercano de tiendas de lona donde viven muchas personas, hay chicos pero no quieren estar con nosotros, nos tiran piedras cuando nos ven porque dicen que olemos mal y que les vamos a robar. Si no quieren que estemos, pues nos vamos y seguimos andando.

De repente sin saber como, nos encontramos en un camino de selva con mucha vegetación, hay mucha humedad y unos mosquitos como elefantes que pican más que las ratas. Es raro, no se que ha pasado, mi nuevo amigo me mira con una expresión de sorpresa, tampoco sabe donde estamos, se oye ruido de voces a lo lejos y parece que se van acercando, no entiendo lo que dicen, nos asomamos por un claro y vemos un grupo de chicos mayores con fusiles y muchas armas, no puedo dejar de mirarlos y me invade el pánico, no puede ser bueno. Creo que nos han visto, nos apuntan y vienen corriendo hacia nosotros, varias voces en un idioma extraño me amenazan para que no me mueva, ni se me ocurriría, creo que me he mojado los pantalones.

Estoy en la trasera de un camión a través de la selva con mi amigo, pero ahora es mayor, yo también, ha pasado casi un año y los dos llevamos entre las manos un fusil, llevamos la cara tiznada de negro y vamos a una misión de limpieza, no se muy bien lo que es, me han dicho que hagamos caso al jefe, es un chico mayor al que tengo miedo. Llegamos a una aldea, hay poca gente, algunos animales por la calle y a la voz de vamos al ataque, salen todos corriendo, empiezan a disparar a todo lo que se mueve, yo me he quedado petrificado en el camión, el jefe viene hacia a mi y me pone una pistola en la cabeza, me coge del brazo para arrastrarme afuera y me grita.   “Manolo, despierta que estas delirando, hijo mío que fiebre tienes”.

Estoy en mi cama, mis padres me observan, he mojado la cama y estoy temblando, no sé si de miedo o por la fiebre. Espero que los monstruos que he visto en mi sueño no existan de verdad, no podría volver a dormir nunca más.

La importancia de las redes sociales

Nadie duda hoy día de la importancia de las redes sociales en el devenir de nuestra historia, los sms en las elecciones generales de 2004 después del 11 M, la blacberry de Obama y su utilización de twitter y facebook en las elecciones USA, la movilización de jóvenes en Túnez y ahora en Egipto, etc, etc.

Como se puede leer en blogpocket, una web amiga que sigo hace tiempo y de donde sale la foto, no se puede entender nuestro presente sin tener en cuenta las llamadas redes sociales. Ya no se saturan las redes telefónicas en año nuevo por los sms ahora son facebook y sobre todo twitter y nuestra tuenti juvenil las que van a movilizar voluntades y pueden generar un aire de cambio y mejora social.

La blogosfera sanitaria esta en pañales, preparándose para su segundo congreso en junio duerme los laureles con leves críticas a nuestro sistema sanitario en declive, mientras suenan ecos de privatización y copago, recortes sanitarios después de los sueldos de los funcionarios y las pensiones, una sensación de profesionales quemados y ninguneados, mientras se vende a la población que es la mejor sanidad del mundo.

Blogpocket de Antonio Cambronero que el sábado celebraba su fiesta de décimo aniversario junto a amigotes de estos que llamamos frikis o blogueros, es un precursor, un maestro en esto de los blogs. Cada uno de ellos tienen unas visitas en sus blogs de muchos miles de personas diarias con un poder de convocatoria y presión que se ha puesto de manifiesto en contra de la ley Sinde por ejemplo. Me da envidia. En nuestro mundo sanitario solo hay tres o cuatro blogs que pasen de quinientas visitas diarias, siempre muy endogámicos y sin una proyección al gran público.

Nos probaremos en las próximas elecciones dando la batalla por explicar lo que sabemos hacer y como se debería hacer, pero el camino por recorrer es mucho y estamos en pañales. Falta liderazgo o los lideres no quieren asumir su papel, habrá que esperar a tocar fondo para darnos cuenta que tenemos las herramientas y sabemos utilizarlas, solo hay que ponerse a ello y dejar de llorar.

La atención primaria tiene una revolución por delante, no perdamos oportunidades y usemos todo aquello que sabemos usar, nuestros pacientes quieren lo mejor para ellos y sus hijos, expliquemos, comuniquemos, informemos como vemos nosotros una atención de calidad y no el mercadillo que nos han instalado.

Mis notas

Dentro de unos días nos dan las vacaciones en el colegio. Ha sido un trimestre muy intenso e importante en mi vida, nací hace cuatro meses y ya estoy en primero de la eso. Tengo la sensación de no ser normal, he vivido aventuras en muy diferentes epocas de mi vida, casi todas anteriores a mi edad actual de las que guardo un buen recuerdo (1). Mis amigos y algún que otro percance me han sucedido en estas semanas de existencia y he aquí que me enfrento al episodio más duro de mi corta y ajetreada vida. Quizás el fín.

He sido bueno, solidario, compresivo con mis amigos, orgulloso de mi mismo hasta el endiosamiento, feliz y seductor ¿por qué no? Pero heme aquí que estoy al borde del abismo intelectual, con miedo al futuro que no veo, con una congoja que me aprieta el cuello hasta producir un leve lagrimeo. Me llevarán mis padres a mi amigo Jesús, el medico de mi hij@ para que valore si estoy deprimido o soy un TDAH o soy corto. Y este cambio ¿a que es debido? preguntareis, fácil, me acaban de dar las notas. Faltas de asistencia, ceros por doquier y un rosario de anotaciones de cada profesor más mi tutor diciendo eso de “con lo listo que es, si pusiera un poco de interés”. No tienen ni idea lo dificil que es mi situación, diez años comprimidos en cuatro meses con saltos en el tiempo constantes atrás y adelante, y claro con esta actividad, se me olvidó estudiar.

Quizás el sistema educativo no sea todo lo flexible que debiera, no es consciente el consejo escolar que van a arruinar la felicidad de mis padres, ahora tendrán que ponerse a estudiar conmigo, ellos si que van a repetir, a sus años volver a estudiar cono y mates y yo que se que. Para mí se acabó la infancia feliz y la playstation que es lo de menos, más importan mis pobres padres, que disgusto.

No me quedan palabras para contaros más, pero aquí estoy en la puerta del colegio, al otro lado de la cristalera veo a mis padres, han venido los dos a buscarme para más desgracia mía. Mira con que cara me esperan, ….creo que sospechan algo, ….yo no salgo, ….ya no queda nadie dentro, ….no hay otra salida, vamos alla que no se diga una frase ingeniosa y solucionado.

“Oye, que hoy no dan las notas, que lo mismo a la vuelta de vaciones”…

No tiene nombre

Esta mañana en el patio del colegio jugando al fútbol me han hecho una falta de esas que hacen historia, me duelen las espinillas un montón, pero no he llorado ni nada, ya soy mayor, en primero de primaria, pero mayor. Me he retirado del partido y me he sentado en las escaleras para seguir como terminaba mi equipo, seguro que mal como mi atleti, pero bueno. Como estaba aburrido me puesto a tomarme el bocata que me ha preparado mi padre esta mañana, de pronto he reparado en una niña que no había visto nunca, será de mi edad, está sola, no lejos de mi pero detrás, acurrucada sobre sus rodillas como si tuviera frío, claro ha salido sin abrigo. Me mira con unos ojos grandes que no parpadean y creo que esta fija en mi bocadillo, claro, es que es del jamón que nos regaló el abuelo. Yo a lo mío el partido sigue aburrido, siento sus ojos grandes clavados en mi cogote, se que no ha dejado de mirarme ni a mi, ni a mi desayuno. Me doy la vuelta para preguntar que le pasa un poco mosqueado y la veo con esos ojos húmedos medio llorando, los labios están amoratados, será del frío y dentro de mi siento que algo no va bien, yo soy un tipo duro, pero esos ojos hacen que trague saliva y me levante a preguntarle que ocurre.

Mi abrigo esta en el suelo arrugado, lo cojo para ponerselo por encima, baja la mirada y no contesta cuando le pregunto su nombre, le ofrezco medio bocata del mio y lo coge diciendo algo que se parece a gracias pero suena raro, se lo come deprisa y con todo el dolor de mi corazón le ofrezco el resto, deseando que no lo cogiera. Todavía tenía la boca llena de mi jamón cuando le pregunto por su abrigo, me hace un gesto con la cabeza diciendo que no, ¿Como no va a tener abrigo? Todo el mundo tiene abrigo y a todos los niños les dan algo para desayunar. Me dice cosas que no entiendo, debe ser de esos que salen en la tele de países lejanos o incluso de una familia pobre. Dios mio, yo creí que los pobres solo salían en los cuentos y resulta que en mi pueblo hay pobres. Esto lo tengo que solucionar, mañana vengo con doble merienda y le traigo un abrigo que me sobra, a partir de ahora se acabará la pobreza en mi pueblo, seguro que papá y mamá me ayudarán con mi nueva amiga.

El destete

Está muy reciente todavía la polémica de las madres vaca y la respuesta contundente de las sociedades pediátricas, por eso no quiero entrar en esta polémica, no soy yo una autoridad en el tema, ni tengo opinión formada, pienso que hay que alimentar al bebe con leche durante seis meses exclusivamente y a partir de hay comerse el mundo. Pero siempre me ha obsesionado la segunda parte, ¿cuando adquirir autonomía e independencia?¿Es importante, es necesaria esa relativa libertad alejada de sus padres?,¿como salir de debajo de las faldas de la madre?,¿Quien busca el excesivo apego, los padres o el menor?

Así que obviemos como se alimenta un recién nacido, supongamos que tomo leche independientemente de su procedencia o calidad, carnes, frutas y pescados, etc…quisiera centrar mi especulación en lo que ocurre después, pasado el primer año de vida el niño va adquiriendo la capacidad de desplazarse por su cuenta lo que le permite un primer logro de independencia, es libre de ir de un lado a otro y de cometer sus primeros errores y darse sus propios golpes. A partir de entonces surgen otros hitos, aprende a comer solo, empieza a socializarse y jugar con otros iguales, adquiere habilidades manuales y gimnasticas, y por fin el gran paso, el habla, lo que le hace tener capacidades para explorar su entorno de todas las maneras posibles.

En manos de los padres está el abrir las puertas al mundo o cerrarlas no permitiendo el avance. Por una parte el miedo, las prisas, la pereza, la superprotección conseguirían retrasar lo inevitable en aras de un pretendido apego y disfrute de esa tierna edad. Niños ya mayorcitos siempre en brazos para ir más deprisa, chupetes eternos para no oirle llorar, biberones para que se tome la leche deprisa y no perder tiempo en el desayuno, pañales sin fin, y tantas frazadas para impedir el desarrollo. ¿No es una forma de maltrato?

De otra parte estaría la actitud de crear niños libres con autonomía y curiosidad por su entorno, disfrutando de los experimentos diarios y aprendiendo con el riesgo de equivocarse. Se aprende de los errores. Aprender a masticar con el riesgo de atragantarse, experimentar con comidas aunque se manche o malcoma, caminar aunque los caminos se hagan eternos, dormir solo y afrontando los miedos.

Creo que debemos crear niñ@s libres, sometiendo nuestras propias frustraciones y miedos. En un futuro incierto debemos arriesgar para dar salida a nuevos miembros de la sociedad, fuertes y sin complejos que sepan arrostrar las zancadillas que le pongan los pusilánimes y ciegos de corazón. La sobreprotección les llevará al fracaso, a ser el objeto de burla en las aulas, y encontrarse más indefenso ante las presiones del mal camino.

Supermanolo

Ya me estaba yo acostumbrando a esto de viajar en el tiempo con la sorpresa de lo que me deparará cada día, pero debo admitir que son las ocho de la noche, estamos entrando por la puerta mi papa y yo y no se que edad tengo y debo de decir que estoy tan cansado que me da igual. Salimos a las 8 de la mañana, higiene personal, que uno es muy “cuidao”, después desayuno correcto, leche con cacao, tostada con aceite y luego fruta, la pera era un poco pequeña y me tome unas uvas. Lavado de dientes, vestirme adecuadamente con el uniforme, mochila y a la calle. Mamá me deja en la ruta, llega el autobús y le digo adiós por la ventana poniendo gesto de tristeza y dejando asomar una lágrima, se que le gusta y cuesta tan poco hacerla feliz.

A partir de aquí un no parar con los amigos, una clase, otra, el recreo, la comida, otro recreo, más clases y por fín muchos de los niños se van a casa, yo me quedo a una cosa que sigue siendo lo mismo pero se llama “extraescolares”. Pero si es igual ¿por qué lo llaman diferente?. Hoy me ha tocado ingles, pero no os creais, soy un tipo muy cultivado, además aprendo violín, tenis y karate.

Inglés, es divertido, jugamos a que nos hemos vuelto raros y hablamos al revés, diciendo unas palabras extrañas. Como si alguien hablara así en algún lugar del mundo, ja, una perdida de tiempo, pero es divertido.

Violín, el abuelo dice que suena como si hubiera he pisado un gato, un rollo, me duelen los dedos, el cuello y el ojo. El otro día me saltó una cuerda y me tuvieron que llevar a Jesús, el médico de mi hij@, creo que os he hablado alguna vez de él.

Tenis, todavía no he conseguido darle a la pelota. Papá esta muy interesado, dice que debo ser deportista, pero yo no lo veo, lo paso mucho mejor los domingos sentado con él y sus amigos viendo nuestro Atleti, por cierto ya no fuman, lo he conseguido.

Karate, esto si que me parece una barbaridad están empeñados en que tengo que darle patadas a mis amigos, pero se han vuelto locos, así que me siento en una esquina y no hago nada, me ha dicho el profe que va a hablar con mis padres. Papá si es un superheroe, pero yo creo que no doy la talla, estoy en las últimas. Mientras os contaba esto creo que me he dormido y he metido el ojo malo en la sopa caliente, Aaaaaay llevarme a Jesuuuuus….

Todos somos iguales

Aunque todos los pediatras nos parecemos, es notorio que hay diferencias de criterio. Es una constante en los comentarios de este blog que no todos los médicos opinan de la misma manera y que se dan desde el otro lado de la mesa directrices diferentes y a veces opuestas. En temas graves el consenso parece claro, pero el problema surge en lo frecuente, en la prevención y en el manejo de la incertidumbre diaria. Pediatras complacientes o estrictos, radicales o laxos en la evidencia, temerosos que derivan casi todo o imprudentes que no derivan lo derivable. De conocimientos obsoletos algunos y otros excesivamente vanguardistas. Tanta variabilidad genera incertidumbre cuando los padres consultan con su médico habitual y posteriormente van al hospital y le dicen otra cosa o llega un compañero o un suplente y dice una tercera y no digamos en las conversaciones de parque con otras familias de niños con similares problemas, las dudas pueden llegar al infinito.

¿Es esta especialidad rara? o esto ocurre igualmente en cardiología, derma o familia. Si las guías y la evidencia están ahí para leerlas y seguirlas ¿por qué se sigue viendo lo que se ve?.

¿Por qué el paidoterin sigue siendo un superventas, o el terbasmin expectorante, o las mezclas de antitermicos cada 3 horas, ambroxoles, homeopatía y vitaminas y otras hierbas?.

En afamados hospitales madrileños salen niños de sus urgencias con diagnostico de catarro de vías altas, tratamiento: Paidoterin, alternar antitermicos y como no, el número uno, princeps en la prescripción, la amoxicilina clavulánico, de marca eso sí. Y no hablemos de la bronquiolitis (toquemos madera, a la bicha ni se la nombra) Salbutamol, Budesonida, todo tipo de antitérmicos, Montelukast y por supuesto amoxicilina-clavulánico todo ello otra vez de las mejores marcas.

¿Qué generamos con esto? Desconfianza, consultas repetidas, más inseguridad y nuevos problemas. Se han creado enfermedades de diseño que antes solo eran estados naturales de la infancia. Antes los niños tenían mocos, ahora están enfermitos y no pueden ir al cole, que decir de diarreas, toses y granitos. Hoy día se consulta hasta las picaduras de mosquito, las verrugas y otras situaciones con las que el ser humano en su evolución esta olvidando de autosanarse y de protejer a los suyos.

¿Hacia donde vamos?…..

Transporte escolar

Empiezan hoy las guarderías y escuelas infantiles y en unos días se irán incorporando los más mayores. Esta nota solo quiere recordar que hay que volver, lo importante es ir al cole, da igual como. En autobús con Internet, en triciclo apiñado o andando varios kilómetros hasta la escuela. Qué las diferencias sociales no quiten posibilidades a los menores, la escuela los dignifica y les da la posibilidad de elegir de mayores. El trabajo y la explotación infantil los destruye y las guerras los pudren. Solo la cultura les hará libres.