Prescripción por principio activo en pediatría

El día 1 de noviembre entró en vigor una decreto ley por el que todos los médicos del sistema nacional de salud tendremos que cambiar nuestras prescripciones y en vez de poner la marca del medicamento tendremos que poner la composición. Por ejemplo en vez de poner Dalsy o Apiretal tendremos que poner ibuprofeno o paracetamol respectivamente. El cambio puede ser menor, porque muchas veces ya lo hacíamos, sobre todo con los antibióticos donde ponemos amoxicilina o azitromicina en vez de los nombres de las marcas. Ahora se generaliza y habrá que explicarlo bien. Yo mando ibuprofeno y en la farmacia le darán el que tengan de oferta a elegir entre las veinte o treinta marcas diferentes. ¿Son iguales? pues no siempre, unos son con sabor a fresa, otros a plátano, otros a rayos, unos en pastillas para chupar, otros en pastillas pequeñas, otros en ladrillos intragables, o en sobres con sabor amargo, o sobres con sabor a menta, multitud de diferencias que tendrá… que tendréis que decidir con el farmacéutico.

En pediatría el cambio es menor, los peques en general toman menos medicaciones que los adultos y no digamos los ancianos. Salvo excepciones los potingues para los niños son pocos y económicos. Cuando un anciano vaya a por sus medicinas de siempre recibirá un paquete donde le han cambiado la pastilla chiquita colorada, que ahora es blanca y grande y el mes siguiente será amarilla y alargada. La excusa es que saldrá más barata, aunque el abuelo no se aclare con las nuevas píldoras. Los niños son aficionados a sus sabores preferidos, imaginad que ocurrirá si cada vez le dan un sabor diferente.

Si son lo mismo, deberían parecer iguales

Es una campaña blogosférica demandando algo muy sencillo, que todos los ibuprofenos genéricos o marcas se parezcan, que todos que todas las amoxicilinas sean de una misma forma y que si pides un antibiotico no te den una caja de 30 si tiene que tomar 7 días, lo logico sería que si tiene que tomar 3 dosis al día durante 7 días se diera un envase con 21 unidades, eso sería ahorrar en gasto y no tirar cosas a la basura.

Veremos, es una reforma a medias, que no coge al toro por los cuernos. Ahorros pírricos que puede acarrear problemas. Ahorros consensuados ministerio y comunidades que se vuelven a hacer a costa de la población, insisto, veremos.