Mi grupo favorito

chiste pobres facebook

Hace ya dos años que se creó el grupo de Facebook del mismo nombre que este blog, El médico de mi hij@. Lo que al principio fue una ocurrencia para explorar que era eso de las redes sociales y ver que margen tenía dentro de lo que se buscaba, que era divulgar mensajes de salud, se ha transformado en un supergrupo de 8.640 miembros a día de hoy y subiendo en un orden de 130 nuevos cada semana y con un alcance de más de 61 paises.

Hemos pasado por muchas etapas, unos dirán que cualquier pasado fue mejor, otros que no, se ha dinamizado en torno al grupo y se han creado otros varios en relación a este para poder tratar de una forma diferente los temas, es como si a la gran plaza de discusión le hubieran salido otros locales más reducidos pero más especializados. Grupos de amigas que prefieren profundizar más en este u otro tema, grupos con un aire diferente que permita hablar en cerrado, en fin muchas otras posibilidades de una gran comunidad que debate sobre pediatría, salud y educación, al fin y al cabo sobre infancia.

No voy a hablar de sus características que muchos ya conocéis, muchos pediatras, enfermeras, maestros, psicólogos, farmacéuticos, fisioterapeutas, asesoras de lactancia, en fin toda una torre de babel alrededor de las mil y una cosas que acontecen a la infancia. Tampoco me volveré a quejar de que la gran mayoría sigan siendo madres y los padres nos veamos relegados a una minoría casi testimonial.

Quería hoy pensar en público sobre la utilidad o no de foros como este, desde un punto de vista de salud pública ¿estamos haciendo algo positivo por la infancia? ¿Se puede considerar una campaña de salud infantil con resultados que se puedan medir y que nos indique que estamos en un buen camino?.

Facebook está claro que no parece la mejor herramienta, quizás sí para llegar al confín del mundo, pero no para medir nada, no tenemos a disposición ninguna manera de poder valorar lo que estamos haciendo, o por lo menos yo no la conozco. Quizás la única forma sería diseñando una encuesta y pasarla a los agrupados para que dieran su opinión, pero no llegaríamos a saber más allá de la satisfacción o no de los pertenecientes y eso estaría sesgado, porque el insatisfecho o el enojado directamente se borra y se va, luego todos los que estamos se nos supone a gusto.

Como estamos a principio de curso me voy a proponer evaluar lo que estamos haciendo, seguir haciendo si, pero también intentar responder a muchas preguntas que me hago a diario.

¿Me ayudas a responder?